Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
12/08/2014

Abejas agresivas atacan a policías rusos al intentar destruir plantación de marihuana

Un grupo de policías es atacado por un enjambre de abejas agresivas en las afueras de la ciudad de Kostromá, oeste de Rusia, cuando intentaban destruir cientos de plantas gigantes de cannabis.
“Como parte de una operación policial, los agentes llegaron al lugar para constatar si eran ciertos los rumores sobre la existencia de gran cantidad de cannabis”, informa el canal de televisión NTV citando fuentes policiales.


Las plantas ilegales se encontraban entre varias colmenas de abejas en la granja de un apicultor en la ciudad de Kostromá, al oeste de Rusia. “Cuando intentamos destruir el cannabis, las abejas comenzaron a atacarnos agresivamente. Tuvimos que abandonar el lugar y salir en busca de los equipos de protección”, comentaron los agentes de seguridad.


En la granja se contabilizaron al menos 500 plantas de cannabis que llegaban a medir hasta dos metros de altura. La plantación finalmente fue destruida y ninguno de los policías presentó reacciones alérgicas tras las picaduras.


Teniendo en cuenta que el propietario tenía equipo apícola de protección, los agentes deben investigar si las abejas residían en el terreno únicamente por su miel o por razones de seguridad relacionadas con la mala hierba.


Por su parte, el propietario de la granja declaró que había advertido la presencia de los arbustos de cannabis y que sabía de la prohibición de su cultivo, pero explicó que no había encontrado tiempo para destruirlos debido a la gran cantidad de trabajo que tenía con sus colmenas de abejas.


Entretanto, se ha iniciado una investigación para esclarecer la procedencia de las plantas ilegales, y, en caso de que el apicultor las haya sembrado, podría enfrentarse a una pena de hasta ocho años de prisión.

Fuente y vídeo de la noticia



Arriba