Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
22/05/2014

Activistas en Túnez piden revisar estrictas penalizaciones contra la marihuana

Prisionero 52, Reformemos la Ley 52 del 18 de mayo de 1992

Túnez tiene leyes muy estrictas en contra de la marihuana. Tras el arresto [en] del activista y bloguero Azyz Amami, quien estuvo haciendo campañas para abolir dichas leyes, los llamados para enmendar la legislación en torno al consumo de drogas en el país se han multiplicado.


La Ley 52 del 18 de mayo de 1992, que esboza las penalizaciones por ofensas relacionadas a las drogas, establece de uno a cinco años de prisión y multa de hasta 3,000 dinares (USD1,900) a quienes sean sorprendidos “consumiendo o en posesión para consumo personal de plantas y sustancias narcóticas, en casos no autorizados por la ley”. La ley también determina una sentencia de hasta tres años y una multa máxima de 5,000 dinares (USD3,100) a “cualquier persona que de manera deliberada frecuente un lugar asignado y equipado para el uso de narcóticos”.


De acuerdo a recientes datos de Naciones Unidas [en], más de la mitad de las 13 mil personas detenidas y en espera de juicio, así como alrededor de un tercio de los 11 mil convictos de Túnez, fueron arrestados por abuso de drogas, particularmente marihuana.


Estas alarmantes estadísticas han provocado que un grupo de activistas inicien Al Sajin 52 (‘Prisionero 52′ en alusión a la ley 52), una iniciativa de la sociedad civil que busca enmendar la Ley 52 y “salvar a las futuras generaciones del país”. El grupo argumenta que esta “ley represiva” sólo contribuye a cárceles abarrotadas y no ha hecho nada para frenar el crecimiento de fumadores de cannabis.


Establecen sus objetivos [fr] de la siguiente manera:


“Al Sajin 52 busca la abolir las sentencias de cárcel establecidas por esta ley en contra de los consumidores de narcóticos, en particular aquellos [que fuman] marihuana.


Al Sajin 52 no busca promover el consumo pero está convencido de que establecer sentencias de un año de prisión o más no motiva en su mayoría dejar de consumir.


La iniciativa Al Sajin 52 busca ayudar a proveer un entendimiento de la realidad de la marihuana en nuestra sociedad de consumo y consumo excesivo.”


El 12 de mayo, la policía arrestó a uno de los fundadores del grupo, el bloguero y activista Azyz Amami [en] y a un amigo suyo, acusándoles de consumir marihuana.


Después del arresto, los llamados a abolir las sentencias de prisión por fumar marihuana se han multiplicado con el uso de hashtags en Twitter #loi52 (‘Ley 52′) y #A_BAS_LOI52 (‘Abajo la Ley 52′).


“Por por razones médicas, culturales, políticas, económicas e históricas, la Ley 52 tiene que cambiar. Terminar esta hemorragia es urgente.”


“La Ley 52 es el enemigo. Es responsable por las cárceles sobrehabitadas y el pretexto para arruinar las vidas y silenciar las voces opositoras.”


El médico Zied Mhirsi tuiteó:


“El abuso de sustancias requiere tratamiento y atención, no cárcel. Liberen a Aziz.”


Linda criticó a los autoproclamados representantes democráticos de la Asamblea Constituyente Nacional (NCA), el brazo legislativo del país y actualmente la única institución con la prerrogativa para enmendar o abolir leyes.


“Los representantes ‘democráticos’ no tienen coraje y es por ello que estamos en esta situación.”


Amira Yahyaoui, activista de derechos humanos, tuiteó:


“Representantes alarmados por el arresto de Azyz Amami, no necesitamos su apoyo con un hashtag. ¡Cambien la Ley!”


Los políticos respondieron.


La diputada en la NCA Karima Souid, del partido de centro izquierda Al-Massar, tuiteó el 14 de mayo:


“Este arsenal draconiano y dictatorial debe ser abolido. Un porro, un año en prisión = una herejía.”


Zeinb Turki del partido de centro Al-Jomhouri dijo:


“Ahora más que nunca debemos reformar el marco legislativo en torno al consumo de cannabis. De otra manera, se mantendrá bajo la Espada de Damocles.”


El caricaturista político anónimo Z escribe [fr]:


“El bloguero y activista Azyz Amami fue arrestado anoche supuestamente por consumir cannabis. Si no fuera por su personalidad excepcional y fama revolucionaria, sólo algunos hubieran denunciado la violencia [que acompañó] a su arresto, así como a la increíble Ley 52.”


Advirtió que la campaña para liberar a Amami no debería estar por encima de la prioridad de abolir la Ley 52:


“La campaña a favor de Azyz no debe hacernos olvidar que la prioridad es abolir la Ley 52 y reformular las herramientas judiciales en torno a la marihuana. Además, el apoyo a Azyz no debe considerarse un privilegio para quienes tienen voz en redes sociales y medios de comunicación. “


Fuente GlobalVoices



Arriba