Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
05/05/2015

Argentina pide la legalización de la marihuana en la Marcha Mundial

ft-marcha-marihuana-2-780x438



El humo de marihuana envolvió al corazón político de la capital argentina el sábado 2 de mayo cuando más de 100.000 personas al grito de “autocultivo” y “legalización” marcharon por las calles de Buenos Aires.


La manifestación que, según los organizadores, convocó a alrededor de 150.000 personas —al igual que el año anterior—, es parte de la Marcha Mundial de la Marihuana (MMM) que se ha celebrado en simultáneo en más de 849 ciudades y 76 países desde 1999.


“Pedimos la legalización y regulación de todo el cannabis, para todos sus usos: médicos, industriales y lúdicos”, explicó al PanAm Post Nicolás Breg, representante de la Asociación de Agricultores Cannábicos Argentinos (AACA), una de las agrupaciones que organizó la convocatoria.


La Plaza de Mayo —sede de los acontecimientos más relevantes de la historia argentina— se convirtió en el mediodía del sábado en una suerte de feria cannábica donde vendedores, ambulantes o con puesto fijo, vendían desde remeras y libros sobre la marihuana, hasta accesorios para fumarla, artesanías, y comida. Especialmente comida, con y sin cannabis. La venta de brownies “mágicos” que supuestamente contenían cannabis competían con alimentos orgánicos, pan relleno, hamburguesas, y el infaltable sandwich choripán.


El clima festivo estuvo equilibrado con una dosis de activismo por parte de los manifestantes más involucrados en la causa; desde las carpas instaladas en uno de los extremos de la plaza repartían información. Los mensajes variaban de acuerdo a la agrupación.


“No más presos por cultivar cannabis. ¡Autocultivo ya!”, se leía en el panfleto de la AACA, que hace hincapié en las propiedades analgésicas y broncodilatadoras.


“No hay verdadera lucha contra el narcotráfico, ni combate a la inseguridad, si no se parte de reconocer la complicidad entre las fuerzas de seguridad”, dice uno de los panfletos que repartían integrantes del partido Izquierda Socialista, una de las agrupaciones políticas presentes.


A pesar del pesado humo de marihuana que se elevaba en el aire porteño, la Policía Federal solo se limitó a desviar el tránsito de las calles. La multitud comenzó a movilizarse a través de la pintoresca Avenida de Mayo con destino al Congreso de la Nación, donde se montó un escenario y hablaron algunos de los organizadores locales de la marcha, además de Gonzalo, un activista que contó su experiencia de aprovechar los usos médicos de la marihuana para mitigar su enfermedad.


La policía hizo la vista gorda sobre lo que ocurría frente a sus ojos, como si el consumo de marihuana ya hubiese sido legalizado en el país. La ley de drogas argentina, vigente desde 1989, prohíbe la tenencia de marihuana —conocida como “tenencia simple”— y lo pena con uno a seis años de prisión, o de uno a dos años si un juez determina que la hierba era para consumo personal.


Un asistente que sostenía un cartel reclamando “Libertad a María” contó al PanAm Post que viene “desde siempre” a la marcha y lo hace porque considera que la actual ley es “injusta” y “se tiene que legalizar de alguna forma”. “Lamentablemente la sociedad no la va a admitir si no es regularizada por el Gobierno”, pronostica, en referencia al proceso legalización de la marihuana en Uruguay, donde el Estado asume un rol central en la producción y distribución de la droga.


La experiencia uruguaya parece haber cambiado el punto de vista de un sector de los activistas cannábicos que en ocasiones anteriores demostraban rechazo por la idea de permitir la comercialización de la marihuana. “Permitiendo la venta ingresas al sistema capitalista”, decía en un tono despectivo una activista en 2011.


“[El] cambio impulsado por Uruguay ha fijado un piso en este tema en América Latina, al igual que Chile que lo está haciendo desde lo medicinal”, dice Breg, consultado por este cambio de perspectiva. “Aquel que accede porque necesita por razones médicas que acceda desde ese lugar, y el que quiera para experimentar en su propia vida como un adulto responsable que acceda también”, agrega.

La manifestación fue de claro tinte político, y aunque las banderas partidarias escasearon, los organizadores no ven alentadoras las posibilidades para una posible reforma en el corto plazo. “Nuestra expectativa es seguir con esta lucha, por ahora ningún partido político en este año electoral ha sentado una posición clara sobre la legalización del cannabis”, afirma Breg.


Los tres principales precandidatos presidenciales para las elecciones de octubre no han sugerido cambios en este sentido y todos proponen escalar la lucha contra el narcotráfico.”Se acepta mucho, se habla poco, y se hace poco”, dice Breg, con algo de pesimismo, mientras los últimos oradores frente al Congreso de la Nación terminaban de dar sus discursos


Alrededor del mundo


La movilización de Buenos Aires se replicó en varias ciudades de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Ecuador, México, Perú, Paraguay y Uruguay, y en muchas ciudadescanadienses y estadounidenses así como también europeas. En Asia, Indonesia, Japón e Israel celebraron la MMM, mientras que Sudáfrica fue el único país del continente africano que se manifestó por la legalización del cannabis.


En Guayaquil, Ecuador, más de 200 personas se congregaron en el Parque Kennedy para sumarse por primera vez a la iniciativa mundial. “La guerra contra las drogas es una guerra perdida y es injusto que se encarcelen personas solo por consumir, plantar o estar en posesión de marihuana”, dijo a PanAm Post Milica Pandžić, integrante del Consejo Ejecutivo de Estudiantes por la Libertad.


En Asunción, Paraguay, una marcha de 250 personas que recorrió calles del centro capitalino enfocó sus consignas en torno al narcotráfico, evocando casos de políticos presuntamentevinculados al negocio. Plantearon la legalización y el autocultivo como solución, y exigieron “no más presos por fumar”



FUENTE Panam Post



Arriba