Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
04/09/2014

Argentina: Segundo Encuentro de Mujeres Cannábicas

El 1er Encuentro de mujeres cannábicas fue convocado por Gilda Colman, integrante de Salud Cannábica Argentina, activista por los derechos de las personas con VIH y el uso medicinal de cannabis. Este encuentro, pequeño, afectuoso, realizado entre 10 mujeres al interior de su casa, dio origen a la siguiente experiencia: el segundo Encuentro de Mujeres Cannábicas, realizado en Bosques, zona Sur de Buenos Aires el 26 de octubre de 2013*. Esta vez, fuimos muchas más; 60 mujeres de diferentes generaciones, procedencia y experiencias alrededor del cannabis nos encontramos para vincular el uso de cannabis con el empoderamiento y la autonomía de las mujeres. Taller de cultivo, un ritual que planteó la relación de las mujeres con la espiritualidad y la tierra, alimentos compartidos, autogestión y conversas dinamizaron la jornada. Nuestra invitada especial fue Alicia Castilla, escritora argentina que reside en Uruguay; feminista y libertaria, Alicia propuso la reflexión sobre el cannabis y la sororidad**, planteando la urgencia de crear vínculos de solidaridad entre mujeres para desafiar los preceptos patriarcales que nos han convertido históricamente en enemigas. Alicia, rastreó a las mujeres como primeras sanadoras de la historia, las que fueron quemadas en la hoguera por tener el conocimiento del uso de las plantas y conectarse directamente -sin intermediarios- con el mundo espiritual a través de las plantas alucinógenas. Gilda Colman, por su parte, contó su experiencia con el uso medicinal de cannabis y resaltó la importancia de encontrarnos entre mujeres y de llevar mucho más a fondo la reflexión sobre los roles que tenemos las mujeres en el mundo cannábico y la necesidad de construir universos simbólicos propios, como este Encuentro de Mujeres.

Este vídeo se publica a modo de memoria e historia.

*El segundo encuentro de mujeres cannábicas fue organizado y convocado por Gilda Colman de Salud Cannábica Argentina, Natalia Castro, feminista cannábica y documentalista colombiana, Emilia Villalba, en ese entonces integrante de salud cannábica argentina y Maria Elena Salas, activista cannábica chilena.
**”La sororidad comprende la amistad entre quienes han sido creadas en el mundo patriarcal como enemigas, es decir las mujeres, y entendiendo como mundo patriarcal el dominio de lo masculino, de los hombres y de las instituciones que reproducen dicho orden. (…) La sororidad está basada en una relación de amistad, pues en las amigas las mujeres encontramos a una mujer de la cual aprendemos y a la que también podemos enseñar, es decir, a una persona a quien se acompaña y con quien se construye (…) En esta relación, unas son el espejo de las otras, lo que permite a las mujeres reconocerse “a través de la mirada y la escucha, de la crítica y el afecto, de la creación, de la experiencia” de otras mujeres (…) En la sororidad se encuentra la posibilidad de eliminar la idea de enemistad histórica entre mujeres”. Tomado de:



Arriba