Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
13/05/2015

Brasil, manifestación en Río de Janeiro a favor de la marihuana




La marihuana llegó a Brasil en los barcos que traían esclavos de África y desde el principio se consideró “cosa de negros”, un estigma que continúa hasta hoy: a pesar de los crecientes movimientos a favor de la legalización de las drogas, buena parte de la sociedad brasileña considera que la marihuana es algo propio de negros, pobres y ‘favelados’.


Es lo que denuncian los colectivos organizadores de la ‘Marcha da maconha’, una serie de manifestaciones que se reproducirán este mes  en al menos 30 ciudades brasileñas para pedir que se descriminalice el consumo de esta droga, para ayudar así a reducir la violencia asociada al narcotráfico, que cada año mata a miles de personas.


La primera manifestación tuvo lugar este sábado en Río de Janeiro: cientos de personas recorrieron la playa de Ipanema en un clima festivo y lejos del oscurantismo que suele rodear al consumo de esta droga.


“En Brasil fumar marihuana sigue teniendo que ver con cuestiones raciales. En los años 30 se prohibió porque era algo que traían los negros y podía contaminar la cultura blanca”, explicaba a Notimérica João Henriques, que participa en estas manifestaciones desde hace seis años.


De hecho, los primeros nombres que tuvo la marihuana son inequívocamente africanos: fumo d’Angola, Diamba, Pango, etc. Las prohibiciones empezaron hace casi cien años: en 1830 la Cámara Municipal de Río de Janeiro vetó su venta y consumo y estipuló penas de tres días de cárcel “para esclavos y demás personas”


Desde el principio la hierba estuvo asociada a los negros africanos, a los criollos y a las fiestas y celebraciones religiosas de estas comunidades, como el candomblé, donde el humo de marihuana es tan natural como el sonido de los tambores. En 1932 la ‘maría’ fue incluida en la lista de plantas prohibidas y poco a poco se fue incrementando la persecución, hasta la actual ‘guerra a las drogas’.

En realidad, siempre se ha intentado asociar el uso de drogas a las minorías étnicas. En Estados Unidos la élite blanca intentaba demonizar el cannabis usando el término español ‘marijuana’, para asociarlo con los aspectos negativos asociados a la nacionalidad mexicana.


Los integrantes de la ‘Marcha da maconha’ creen que los esfuerzos para combatir las drogas por la fuerza  son en balde: “La prohibición provoca muchos más daños que las drogas”, comentaba a Notimérica el candidato a gobernador del Estado de Río de Janeiro Tarcísio Motta (Partido Socialismo y Libertad, PSOL) uno de los pocos políticos que apuestan por una legalización total.


Pero hay pocas posibilidades de que el actual panorama cambie en Brasil, que a día de hoy tiene el Congreso Nacional más conservador de su historia. Cualquier proyecto de ley mínimamente progresista tiene escasas posibilidades de salir adelante, pero el obstáculo más importante sigue siendo el recelo de buena parte de la sociedad. “Antes que nada tenemos que disputar los corazones y las mentes de la sociedad para alterar la percepción que hay del problema”, decía Motta. Para muchos, la marihuana sigue siendo “cosa de negros”



FUENTE Notimerica



Arriba