Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
14/10/2014

Cannabis Social Club en Uruguay: crean grupos para comprar marihuana

La ley promulgada en Uruguay a fines de 2013 regula la producción y venta de marihuana y establece tres formas en las que un consumidor puede acceder a esta hierba: autocultivo doméstico (cada persona podrá tener hasta seis plantas o una producción de hasta 480 gramos), venta mediante el sistema de farmacias, (cultivo en manos del Estado a US$ 1 el gramo) o clubes de membresía (que podrán tener de 15 a 45 socios y un máximo de 99 plantas).


En todos estos casos los usuarios no podrán adquirir más de 40 gramos por mes, ni más de 10 gramos por semana. Quienes sean consumidores deberán registrarse en el Instituto de Regulación y Control del Cannabis (IRCCA), cuyo banco de datos no se hará público. Todas las alternativas estipuladas por la nueva legislación son excluyentes entre sí. Es decir, sólo se podrá adquirir el producto mediante una única vía contemplada.


Emilia Pérez y Diego Pieri son integrantes de Proderechos, una organización civil sin fines de lucro que promueve el trabajo social en áreas en las que se vulneran los derechos de las minorías. Además de esa tarea, ambos comparten otro interés: conformaron uno de los primeros clubes de membresía que comenzará a funcionar antes de fin de año.


“Se trata de un espacio en el que los socios podrán compartir experiencias y conocer mejor los usos y las propiedades que posee el cannabis, así como el actual marco legal que nos regula”, afirma Pérez, vocera del club Cultivando la Libertad Uruguay Crece (CLUC).


Quienes aspiren a conformar un club deberán primero presentarse ante el Ministerio de Educación y Cultura (MEC) para abrir una asociación civil y, con el trámite iniciado recién podrán dirigirse al IRCCA, que está en funciones pero aún no recibe registros. Los clubes deberán funcionar en una sede fija donde se centralice todo su cultivo. Para hacerse miembros, los usuarios deberán registrarse previamente ante el organismo regulador, ser mayores de 18 años y residentes legales en Uruguay.


Diego Pieri, presidente de CLUC -cargo que asegura es simbólico-, hace hincapié en que a partir de ahora se podrá acceder a un producto de mejor calidad y que, al estar todos los usuarios registrados, se podrá detectar problemas de adicción mucho más rápido para poder ser tratados debidamente.


“No se pretende fomentar el consumo, de hecho se trata de todo lo contrario. Al ser obligatorio el registro para poder acceder a la marihuana, se podrá detectar problemas de adicción a tiempo y, paralelamente, se le quitará el negocio al mercado negro, evitando que los usuarios corran un riesgo mayor yendo a buscar la droga a lugares inseguros”. “Uno de los pilares fundamentales que atraviesa a esta innovadora legislación integral es la seguridad para los consumidores”, remata Pieri. Fuente




Arriba