Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
28/10/2016

Chile abre su primer Club de Cannabis Medicinal

medical-marijuana-research-780x438


El primer club de cannabis medicinal en Chile, Botánica Orgánica Cannabis Internacional (BOCI), abrió en la norteña ciudad de Arica a principios de septiembre.

BOCI proporciona acceso a cannabis de calidad para las personas a quienes se les prescriben medicamentos basados en el cannabis, pero que son incapaces de auto-cultivar. Estos pacientes pueden ser incapaces de hacerlo debido a la falta de conocimiento sobre el proceso de cultivo, el acceso limitado a espacio, o simplemente por la naturaleza debilitante de su enfermedad. El club cuenta actualmente con alrededor de 20 miembros.


La creación de BOCI es el último paso en el camino de Chile para terminar con la estricta prohibición del cannabis. El país, una vez reconocido por su conservadurismo, es ahora líder de América latina en marihuana medicinal.


En octubre del 2014, la Fundación Daya plantó la primera cosecha de cannabis medicinal de América Latina en un programa piloto aprobado por el gobierno, y que produce aceite de cannabis para 200 pacientes con cáncer. El programa ahora se ha hecho de mayor escala, con cerca de 7.000 plantas cosechada en marzo del 2016, en una pequeña ciudad situada a 220 millas al sur de la capital de Chile, Santiago. El sitio fue elegido porque está libre de la contaminación del medio ambiente y de este modo se asegura plantas de alta calidad.


El proyecto proporcionará cannabis de forma gratuita a alrededor de 4.000 personas. Al mismo tiempo, se llevarán a cabo tres estudios clínicos importantes sobre las propiedades medicinales de la marihuana: una para los pacientes con cáncer, la segunda para los pacientes que sufren de epilepsia resistente a los medicamentos, y la tercera para los pacientes que sufren de dolor crónico cáncer no relacionado con cáncer.


“Es muy emocionante para mí sólo para pensar en todas estas maravillosas plantas que están creciendo mejoraran la calidad de vida de muchas personas en todo nuestro país”, dijo Ana María Gazmuri, la presidenta de la Fundación Daya. “Hemos escuchado muchas historias, muchos casos y sabemos con claridad, cómo el uso de cannabis con fines terapéuticos lucha contra la enfermedad grave y puede ser la gran diferencia”.


La base jurídica de este tipo de esfuerzos comenzó hace más de una década, cuando, en el 2005, la ley 20.000 de Chile despenalizado el uso personal y privado de cannabis. Más recientemente, en 2015, el Decreto 84 se introdujo para eliminar el cannabis de la lista de drogas peligrosas, y autorizar la venta de medicamentos derivados del cannabis con receta médica en las farmacias.

Sin embargo, a diferencia de las principales compañías farmacéuticas que buscan rentabilizar la medicina basada en el cannabis, la Fundación Daya y BOCI no están motivados por las ganancias. En lugar de ello, trabajan con la comunidad local y ofrecen conexión, o más barato, el acceso a la sustancia para los más necesitados.


boci



La base jurídica de clubes como el BOCI se vio reforzada por una sentencia del Tribunal Supremo en junio del 2015, que confirmó que el cultivo de cannabis para uso privado, ya sea utilizado solo o en grupo, es legal. El caso se refirió a una psicóloga, Paulina González Céspedes, cuya prisión de 41 días por cultivo fue anulada cuando la Corte declaró que tenía “el pleno derecho la gente a cultivar, siempre y cuando esto no significase daño a la salud pública”.


Un mes más tarde, en julio de 2015, la cámara baja del Congreso de Chile aprobó un proyecto de ley para modificar la Ley 20.000 aún más para permitir que cualquiera pudiese poseer hasta 10 gramos de cannabis, y crecer hasta seis plantas a la vez. Gazmuri dice que esto sería definir claramente los límites personales, detener la violación de los derechos de las personas, la eliminación de la discrecionalidad del juez en la determinación de lo que constituye una cantidad “personal”.


En una encuesta del 2014, el 86 por ciento de los chilenos afirmó su apoyo al uso del cannabis medicinal, y el 50 por ciento a favor de la legalización del cannabis, tanto recreativo como médico. El progreso en la reforma de cannabis en Chile no muestra signos de desaceleración.


FUENTE Talking Drugs



Arriba