Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
31/07/2015

Chile, Ex presidente Lagos reitera llamado a legalizar la marihuana

ricardo-lagos-780x438


El ex Presidente Ricardo Lagos llamó la semana pasada a legalizar la marihuana para terminar con el tráfico de esta sustancia y reducir esta actividad ilícita sólo a las drogas más duras. El ex mandatario reiteró su postura al respecto en una columna publicada en su página web, en la que señala textualmente:


“Quiero partir señalando que estoy en contra del consumo de drogas. Son dañinas para la salud del ser humano y, por lo tanto, siempre estaré del lado del sistema que busque mejorar la calidad de vida y el bienestar de las personas. Sin embargo, ¿cuáles son las medidas apropiadas para alcanzar este óptimo ante un aumento sostenido del consumo de drogas, el narcotráfico y las tasas de criminalidad asociadas a estas actividades?”.


“En 1961, durante la primera Convención Única sobre Estupefacientes se optó por combatir las drogas y al narcotráfico a través de su ilegalización. Sin embargo, esta política que ha imperado durante los últimos 55 años ha fracasado. Sólo entre 1998 y 2008, el consumo de opio y cocaína en el mundo aumentó de 13 a 17 millones de personas, mientras que en el caso de la marihuana este incremento fue de un 10% pasando de 134 a 147 millones de consumidores. Esta realidad nos demuestra que la penalización no evita el consumo y conduce al empoderamiento y enriquecimiento de peligrosos carteles capaces de controlar estructuras policiales y estatales. ¿Cómo se desmantela un imperio económico que produce casi 300 mil millones de dólares al año?”.


“Empecemos por diferenciar los mercados. Tal como lo avalan cientos de estudios la marihuana es menos adictiva que el tabaco y el alcohol, sustancias totalmente legales en todo el mundo. Entonces si despenalizamos la cadena productiva de la marihuana (como ya lo hizo Uruguay y Colorado y Washington en Estados Unidos) y el Estado controla el estanco de su producción y venta, se sacaría del mercado ilegal a más de 160 millones de personas y, de manera paralela, permitiría que miles de mujeres ‘burreras’ condenadas por tráfico de marihuana dejen de estar en las cárceles para volver con sus familias. Si, además, acompañamos esta medida por una intensa y efectiva campaña de prevención como la que se realizó en su momento con el tabaco, los principales consumidores de marihuana -jóvenes entre 15 y 24 años- comprarían de manera regulada e informada”.


“Asimismo, se debe incorporar a los adictos de drogas duras al sistema de salud pública, sacándolos del mercado negro que sólo los conduce a morir en precarias condiciones. Cuando el adicto ya no puede revertir su situación, debe ser tratado como un enfermo terminal, es decir, en centros de salud especializados que los ayudan a controlar su padecimiento con dosis reguladas de drogas”.


“De esta manera, el mercado ilegal se reduciría exclusivamente al de las drogas duras y estaríamos en condiciones para enfrentar con más recursos a un narcotráfico mucho más pequeño y específico”.


“Debemos enfrentar el consumo de marihuana, las adicciones a las drogas duras y el narcotráfico como asuntos de Estado. Latinoamérica debe hacerse cargo de un negocio adscrito a su territorio y que, debido a las medidas imperantes, destruye y enferma a sus sociedades. Atrevámonos a abrir el debate y cambiar el paradigma: legalicemos la marihuana y evaluemos las medidas para enfrentar las drogas duras y adictivas”.



FUENTE Publimetro Chile



Arriba