Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
06/03/2015

Cinco opciones por si no tienes papel de fumar




Todos los consumidores habituales de cannabis deberían llevar encima, en todo momento, un kit con los útiles de primera necesidad. Olvidarse de este aspecto fundamental de la rutina del fumador de cannabis es poco profesional. Pero hasta a los más preparados, a veces, nos pilla desprevenidos cuando al ir a liar un porro descubrimos que no tenemos papel de fumar. ¿Qué se puede hacer entonces?


Encuentra un sustituto del papel


Todos nos acordamos de la época del instituto cuando alguien se las arreglaba para mangarle a su hermano mayor un pequeña ficha, pero ¡oh sorpresa! no pillaba ningún papel de la caja donde dicho hermano guardaba el costo. Y luego, al final, terminabais todos apiñados detrás del polideportivo intentando liar los porros, como locos, con papel higiénico, portadas de revistas y con tickets de compra viejos, desperdiciando la mayor parte de la hierba en el intento…



Smoking-hacks-1-150x150




Una hoja seca de una mazorca de maíz puede suponer una buena alternativa al papel de liar (© The Webhamster)

Por suerte, hace mucho que esos días quedaron atrás (para la mayoría de nosotros), y ahora tenemos una gran variedad de opciones que elegir, en el caso, increíblemente raro, de que nos organicemos tan mal como para quedarnos sin OCB y no encontremos ni una sola tienda donde comprarlos. Si resulta que tienes habilidades artísticas, o simplemente eres el tipo de persona a la que le gusta hacer calcos de vez en cuando, puede que lleves papel de calco ¡en el bolsillo! El papel de calco o papel carbón en realidad es una muy buena alternativa, si tienes del fino de gran calidad. Mucho mejor que una revista o un ticket de compra, aunque, de todos modos, quizás no sea el artículo de bolsillo más común.


Por otro lado, si no eres muy creativo y no llevas papel de calco encima (pobre cateto), aún puedes estar de suerte si resulta que tienes un par de chicles en el bolsillo. ¿Ves ese papel de aluminio plateado en el que vienen envueltos los chicles? Si puedes raspar la parte del aluminio sin dañar el papel de abajo, ese papel puede servir de sustituto, bastante razonable, del Rizla, y además, los restos de azúcar del chicle que quedan en el papel deberían facilitar que el papel se pegue, con un poco de ayuda de la lengua.


Lía con hojas de maíz


Aunque cuenta, técnicamente, como un sustituto del papel de liar, es una opción tan buena que se merece su propia sección. Las capas externas de una mazorca de maíz dulce pueden secarse y usarse como un papel de liar natural, y probablemente represente ¡la opción menos nociva mencionada hasta ahora! Las hojas son, de forma natural, suaves, flexibles y fibrosas, y conservan estas cualidades incluso cuando están secas.


Muchos países que producen tanto maíz como cannabis utilizan las hojas del maíz para liar porros como método tradicional de consumo. En Jamaica, una isla que es mundialmente conocida por la gran calidad de su cannabis, secar al sol las hojas del maíz para su uso posterior como papeles de liar es una práctica generalizada. En este país, se suelen remojar en agua, brevemente, antes de liarlas, para garantizar que sean lo más flexibles que se pueda. También en México y en los EE.UU., los consumidores de cannabis informan del uso de este método; en los EE.UU., se pueden comprar las hojas del maíz ya secas en la sección mexicana de muchos grandes supermercados, sobre todo en el Sur.


Además del maíz, las fibras de varias otras plantas pueden sustituir a los papeles de liar, e incluso pueden resultar preferibles en términos de sabor, porque no sabe “a papel”. La membrana interna fibrosa del bambú es uno de estos sustitutos, y también se puede utilizar la corteza (o la capa de debajo de la corteza) de diferentes árboles que es ligera y lo suficientemente flexible. Haz ">clic aquí para ver un video del pueblo Kaapor de Brasil, haciendo papel de fumar con corteza de árbol.



Smoking-hacks-2-250x188




Preparar un cubo o un gravity bong es fácil, y pega de verdad (© Wikimedia Commons)

El método del cubo/botella


Hacer tu mismo pipas para sustituir al papel es otra solución al problema de encontrarnos sin papelillos o sin una pipa de agua, o bong, a mano. Se pueden hacer de varias maneras diferentes, desde usar una manzana a un pimiento para construir aparatos ambiciosos utilizando aparatos electrónicos viejos y chatarra. A continuación, vamos a describir brevemente dos métodos parecidos con los que se puede consumir una buena cantidad, pero para los que no necesitaremos ningún artículo difícil de encontrar.

Ambas técnicas requieren una botella vacía de 2 litros (o similar), de las de agua o refresco. La botella debe cortarse en dos, aproximadamente a un tercio de la altura de la parte inferior. Se adapta y encaja un trozo de papel de aluminio en la boca de la botella, y también se perfora varias veces para permitir que circule el aire.


Para este primer método, basta con utilizar celo para sujetar una bolsa de plástico al extremo cortado de la botella. Una vez asegurada, estruja la bolsa para introducirla dentro de la botella. A continuación, pon un poco cannabis sobre el “tapón” de aluminio, que debe colocarse suelto sobre la boca de la botella. Utiliza un encendedor para quemar el cannabis, mientras que con la otra mano tiras de la bolsa de plástico de la botella hacia fuera. Al hacer esto, se crea un vacío dentro de la botella, lo que hace que el aire (y el humo) se precipiten hacia la cámara. Cuando la bolsa esté completamente extendida, retira el papel aluminio e inhala el humo del interior de la botella.


El cubo funciona de manera similar, pero hace falta un cubo grande (por lo menos de 10 litros) lleno de agua alrededor de 2/3 de su capacidad. La botella se coloca en el cubo y se empuja hacia abajo para que no flote. El papel de aluminio se coloca en la boca de la botella, el cannabis se pone encima y se quema, y se levanta la botella lentamente hacia arriba, haciendo que el vacío en el interior se llene de aire y de humo.


Los cuchillos calientes


Los “cuchillos calientes” son uno de los métodos más antiguos, y más conocidos, para consumir cannabis cuando no se tiene papel de liar ni una pipa. Es también uno de los más sencillos, pero potencialmente puede ser muy peligroso, por lo que se debe tener cuidado mucho cuidado ¡sobre todo si ya has consumido antes! Todo lo que necesitas es una fuente de calor, como una estufa de gas o eléctrica, dos cuchillos o navajillas, y un poco de cannabis. Hay quien prefiere utilizar una pajita o un trozo de papel enrollado para inhalar el humo, evitando así acercarse demasiado a la fuente de calor, pero esto no siempre hace falta.



Smoking-hacks-3-250x167




Los cuchillos calientes representan una técnica peligrosa, pero puede ser muy gratificante ¡si se realiza correctamente! (© chacha.com)

Basta con encender la estufa y ponerla a una temperatura media. Una vez que esté caliente, mantén las hojas de los dos cuchillos justo por encima de la fuente de calor durante un tiempo breve (1-2 minutos es suficiente). Asegúrate de que los mangos de los cuchillos están lejos de la fuente de calor para evitar estropearlos (¡y hacerte daño!). Luego, coloca un pequeño trozo de cannabis en la hoja de uno de los cuchillos, y prénsalo con la hoja del otro para formar un  “bocadillo” de cannabis con las dos hojas de metal calientes.


El cannabis comenzará a echar humo de inmediato, así que prepárate para inhalar tan pronto como se haya hecho contacto y así evitar desperdiciar nada. La ventaja de esta técnica es que puede utilizarse con cualquier tipo de cannabis, cogollos de marihuana, hachís, ¡y hasta concentrados! Esta amplia variedad de aplicaciones es la razón por la que los cuchillos calientes sigue siendo una de las técnicas de manual más populares y conocidas.



Por Seshata


FUENTE Sensi Seeds



Arriba