Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
22/02/2017

Ciudadanos presenta una proposición para regular el cannabis terapéutico

Cuidadanos quiere la legalización del cannabis terapéutico


Muchos pacientes son aconsejados por sus propios médicos de que el cannabis es la única vía para mitigar los síntomas de sus enfermedades. En otras ocasiones para mitigar los efectos secundarios adversos como en el caso de la quimioterapia. Albert Rivera opina que esto es "una realidad que no podemos obviar".

El grupo parlamentario Ciudadanos ha presentado una proposición no de ley solicitando que se lleven a cabo las modificaciones legales necesarias para "regular y facilitar el acceso a los tratamientos terapéuticos con cannabis y derivados de éste bajo estricta indicación y supervisión médica para aquellas patologías en las que haya demostrado eficacia o el facultativo lo considere indicado".

El grupo de Albert Rivera defenderá también en el congreso de los diputados el el cultivo para fines medicinales sea regulado "cono los niveles de calidad, trazabilidad y seguridad necesaria". En este sentido consideran que será necesario establecer "puntos de venta controlados así como delimitar las redes logísticas, con la seguridad necesaria, para evitar un uso fraudulento o ilegal del cannabis medicinal".

Paco Igea, portavoz de sanidad del grupo, explica en su escrito que los beneficios terapéuticos del cannabis son conocidos desde la antigüedad y que su salida de las opciones farmacéuticas se produjo a mediados del siglo XX por su incorrecta entrada en la lista de drogas ilegales.

El grupo reconoce que el cannabis terapéutico "es un objeto de gran polémica sobre todo para los que no saben distinguir entre los usos médicos autorizados por la norma internacional y los recreativos prohibidos". "Somos conscientes de ello", aseguran en su texto.

En el escrito se argumenta la cantidad de profesionales y asociaciones que apoyan la regularización por sus beneficios en tratamientos paliativos de cáncer, enfermedades neurológicas, sida. Apuntando también que la prohibición está basada únicamente en sus efectos psicoactivos usados en actividades lúdicas.

Además analiza que "el empleo del cannabis como herramienta terapéutica depende esencialmente del contexto en el que se emplee, así como la variabilidad  de su composición según la especie de planta que se utilice, ya que cada una de ella posee diferentes porcentajes de cannabinoides, y los métodos de cultivo, preparación y almacenamiento también influyen en su composición".

Y dando mas peso a la proposición recuerdan que ya existen medicamentos aprobados por la FDA (Food and Drug Administation) y la EMA (European Medicine Agencies) en cuya composición se incluyen o están preparados con cannabinoides. El Marinol, el Cesamet y el Sativex. Por esto consideran que no debería ser necesario la creación de una nueva ley para permitir su uso terapéutico siendo deseable crear un programa específico de cannabis medicinal. "La reglamentación ofrecerá garantías de buen uso y permitirá hacer realidad la finalidad buscada por los Tratados internacionales. Es sólo una cuestión de voluntad política el permitir el desarrollo de dichos programas".




Arriba