Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
17/02/2015

Cómo se administra el cannabis medicinal

medical-marijuana-780x438



En la actualidad no existen fórmulas exactas para la extracción y elaboración de la marihuana con fines medicinales, especialmente para la epilepsia. Cada proveedor tiene su propio método y los resultados de cada producto pueden variar en su interpretación. El doctor estadounidense Alan Shackelford está en la búsqueda de recursos para emprender un estudio científico sobre la marihuana en Israel, donde la investigación para estos fines es más asequible debido a sus leyes internas. En esta exploración pretende dar respuesta a varias preguntas científicas sobre los componentes y las dosis que deben utilizarse para el tratamiento de varias enfermedades. A continuación, algunos datos suministrados por el Dr. Shackelford sobre cómo se suministra esta planta con fines medicinales.


Inhalar cannabis


Algunas personas utilizan este método para el tratamiento de la epilepsia, el dolor y otros males porque consideran que se generan efectos curativos más rápidos y les permite administrar de manera más sencilla las dosis. Sin embargo, el Doctor Alan Shackelford afirma que fumarla no es una forma apropiada de controlar un tratamiento médico y es inadecuada para los niños.


Aceites de extracto de cannabis


Los extractos se producen con aceites vegetales o con sustancias orgánicas en los que la resina de cannabis se disuelve. Estas formas de dosificación oral son generalmente más eficaces especialmente para los tratamientos de niños con condiciones médicas serias como la epilepsia. El principal componente usado para estos aceites es el CBD. Se suministra por medio de un gotero, de acuerdo a prescripción médica.


Vaporizadores


Varios estudios sobre el tratamiento del dolor, en enfermedades como el cáncer, se han centrado en la marihuana vaporizada y en el contenido de THC, en lugar de los otros cannabinoides. Otros estudios combinan dosis iguales de THC y CBD. Pocos estudios relacionados al dolor se centran solo en el CBD. Se utiliza un vaporizador de hierbas en el que se calienta la marihuana sin llegar a la combustión. Cuando alcanza entre 185º/195º C, los cannabinoides se vaporizan libres de toxinas. Al inhalar, el vapor pasa por los alvéolos pulmonares y de ahí al torrente sanguíneo. De este modo los efectos se sienten en menos de 5 minutos.


Pomada


Los ungüentos y geles aplicados a nivel externo, hechos a base de marihuana, tienen propiedades analgésicas y antinflamatorias. Son regularmente utilizados para aliviar dolores reumáticos, neuralgias, inflamaciones de la piel, acné y várices, entre otros.



 



Arriba