Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
01/09/2014

Consumo de marihuana por comunidades autónomas, el mapa

Si ha habido un Presidente en la reciente historia democrática de España que pueda considerarse como el más querido por los españoles, ese sin duda sería Adolfo Suarez, el hombre que cambió la dictadura por democracia en el país de las “dos Españas”. El fue quien dijo esa frase tan famosa y que más de un político utiliza en su argumentario ahora. La frase “Vamos a elevar a la categoría política de normal lo que en la calle ya es normal”, es una frase que más que ingeniosa debería ser una normalidad casi obligatoria, siempre que hablemos de costumbres del ciudadano que no acortan la libertad de otro.


Con el cannabis los datos están ahí y “papá Estado” no puede estar ciego ante tanta evidencia y debe normalizar y regular lo que ya el ciudadano ha normalizado. Sencillamente la marihuana, el cannabis o el porro está entre nosotros y no se ya a ir, de hecho, cada vez más y más países están tomándose el tema más en serio dándole solución regulatoria a esta cuestión.


Hace unos días eldiario.es publicaba una nota y el mapa de la situación por consumo de cannabis en las diferentes comunidades autónomas españolas. El arco mediterráneo junto al País Vasco parece tener el tanto por cien más alto de fumetas o stoners (como les llaman en los Estados Unidos)



 

-Mientras se alienta el debate internacional sobre la legalización, rescatamos los últimos datos sobre consumo por comunidades autónomas en España


-El arco mediterráneo supera la media nacional, según la última encuesta; entre los jóvenes, los vascos son los más fumadores junto a los aragoneses


-Las comunidades cercanas al mayor exportador, Marruecos, están por debajo del consumo medio nacional


Es un avance lento, apenas perceptible. Pero hay indicios. Una sentencia suelta, una interminable comisión en un parlamento regional que aborda el tema, un país que lo legaliza. Milímetro a milímetro, la regulación del cannabis parece estar cada día más cerca. En España la presión aumenta sostenida por los aproximadamente cuatro millones de personas (un 10% de la población entre 15 y 64 años) que declaran año tras año que consumen cannabis (un 7,6% fuma cada mes, según datos del Ministerio de Sanidad).


El mapa del consumo muestra picos de fumadores en el arco mediterráneo: Baleares, la Comunidad Valenciana y Cataluña son, junto a Madrid y La Rioja, las Comunidades donde más se consume. La estadística también puede romper algunas ideas preconcebidas, como que la proximidad geográfica hace más cotidiano el uso y conlleva un alto índice de compradores de cannabis. Andalucía, Ceuta y Melilla, las más próximas a Marruecos, de donde proviene la mayoría del hachís que se consume en España, están por debajo de la media nacional. Sin embargo, entre los más jóvenes (de 14 a 18 años) es el País Vasco el que lidera el ránking (22,8%) junto a Aragón (21,7%).


La estadística señala que fumar cannabis es más cosa de hombres que de mujeres y de jóvenes que de mayores, diferencias todas ellas que se acentúan con la edad. Por cada joven mujer consumidora entre 15 y 24 años hay dos hombres, proporción que se va ampliando hasta el último tramo de edad, cuando los hombres que fuman multiplican por ocho a las mujeres. Fuente




Arriba