Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
07/04/2015

Costa Rica, Marihuana Medicinal





Como era de esperarse, la propuesta legislativa tendiente a legalizar la marihuana con fines médicos ha generado polémica.


La disputa ocurre, curiosamente, dentro del mismo Estado: mientras la CCSS se manifestó a favor del proyecto de ley, el IAFA denunció que dispararía el consumo de marihuana entre niños y jóvenes.

La evidencia empírica refuta la posición del IAFA. En primer lugar, la prohibición de la marihuana no ha impedido que los jóvenes tengan acceso a ella. Al contrario, según un informe del mismo instituto, el consumo de marihuana entre colegiales aumentó un 75% del 2006 al 2012. Este estudio también encontró que en dicho período se registró una disminución significativa del consumo de tabaco entre adolescentes, producto legal que se encuentra regulado.


En segundo, cada vez más investigaciones científicas documentan las propiedades médicas del cannabis. Por ejemplo, su eficacia ha sido comprobada para contrarrestar las náuseas que sufren los pacientes bajo quimioterapia, así como en la lucha contra los síntomas de enfermedades como el glaucoma, la epilepsia, el asma bronquial y la esclerosis múltiple.


Una contribución reciente al debate la dio el reconocido neurocirujano Sanjay Gupta. Él revirtió públicamente su oposición a la marihuana medicinal indicando que no existía evidencia científica de peso que respaldara dicha postura: “(El cannabis) no tiene un alto potencial para el abuso y hay usos médicos muy legítimos. De hecho, en algunas ocasiones, la marihuana es lo único que funciona”, dijo Gupta, tras revisar literatura científica y entrevistar a expertos y pacientes por todo el mundo.

El uso legal de la marihuana para fines médicos no es ninguna novedad. En Estados Unidos, una mayoría de los estados han regulado su uso. De igual forma, lo han hecho Alemania, Canadá, España, Finlandia e Israel, países con sistemas de salud con los cuales a Costa Rica le gusta compararse.

No obstante, el expediente de ley en la corriente legislativa requiere algunas reformas. Por ejemplo, debería permitirse el autocultivo de plantas para fines médicos. También, resulta innecesaria la creación de toda una burocracia estatal para regular el cannabis médico.


Aun así, el norte de la propuesta es el correcto. La administración Solís debería hacer gala de sus supuestas credenciales progresistas y brindar el apoyo decidido del Poder Ejecutivo a esta iniciativa.



Por Juan Carlos Hidalgo


FUENTE Nación



Arriba