Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
11/04/2016

Diez datos interesantes sobre semillas de cannabis




Todas las semillas de cannabis se parecen bastante, pero dentro de esas cáscaras marrones y moteadas, se concentra el potencial de variedades infinitas. Del cáñamo industrial a las sativas cuidadosamente perfeccionadas, de las variedades autoflorecientes más modernas a las semillas más antiguas descubiertas hasta la fecha, ¡todo empieza con una semilla!


Todas las semillas de cannabis pueden parecerse bastante, pero dentro de esas cáscaras marrones y moteadas, se concentra el potencial de variedades infinitas. Del cáñamo industrial a las sativas cuidadosamente perfeccionadas, de las variedadesautoflorecientes más modernas a las semillas de cannabis más antiguas descubiertas hasta la fecha, ¡todo empieza con una semilla! A continuación os presentamos diez datos interesantes sobre las semillas de cannabis para que los disfrutéis y compartáis.


1.

No hay ninguna diferencia visible entre las semillas de cannabis regulares, las semillas de cannabis feminizadas, las semillas de cannabis autoflorecientes, y las semillas para el cultivo de plantas de cáñamo industrial. Por esta razón, siempre compra tus semillas de cannabis en un banco de semillas acreditado (como Sensi Seeds y White Label Seed Company), y así no tendrás duda de lo que recibes.



2.

Las semillas de cannabis tienen, por lo general, aproximadamente el tamaño de la cabeza de una cerilla, pero puede variar según la variedad de no mucho más grande que una semilla de tomate hasta el tamaño de un guisante. El tamaño de la semilla no indica el tamaño (o vitalidad) de la planta de cannabis que crecerá de ella.



3.

Las semillas de cannabis contienen un equilibrio casi perfecto de ácidos grasos esenciales Omega 3, 6 y 9. Son indispensables para la salud humana y el cuerpo no los produce. Es mejor comer semillas de cáñamo que semillas de marihuana, ya que las primeras son mucho más baratas y no hay diferencia en el contenido de ácidos grasos esenciales de las semillas – sólo en el contenido de THC de las plantas que producen.



4.

Las semillas de cannabis más antiguas que conocemos datan de hace 2.700 años y se encontraron en una tumba en China, en 2007.



5.

Una sola planta de cannabis puede producir cientos de, e incluso más de mil, semillas de cannabis en función de su tamaño y la eficacia de la polinización. Algunas variedades de cáñamo se crían para mejorar la producción de semillas cuando las propias semillas son la cosecha principal.



6.

La mejor temperatura para conservar las semillas de cannabis es de 5-7 grados centígrados, que es generalmente la temperatura de la puerta del frigorífico de casa, bastante a mano. Además, hay que mantener las semillas de cannabis perfectamente secas para evitar tanto el moho como que germinen antes de tiempo.



7.

En muchos países, la tenencia de semillas de cannabis es legal mientras que su germinación se castiga severamente. Muchas personas se ven obligadas a comprar y conservar sus semillas como objetos de colección, con la esperanza de que la legislación de su zona cambie pronto a un enfoque más inteligente hacia el cultivo casero de cannabis.



8.

Durante la Edad de Oro holandesa en la navegación y la exploración naval, los marineros transportaban semillas de cáñamo en su largas travesías por mar. En el caso de quedar varados en una isla desierta, los marineros podrían utilizar algunas de las semillas como una sencilla fuente de alimento esencial, pero nutritivo, y plantar el resto, confiando en su rápido crecimiento y en los múltiples usos del cáñamo para arreglar sus naves.



9.

Los Escitas fueron la antigua etnia que dio nombre a la guadaña, ya que utilizaban estas herramientas de hoja curva para cosechar sus cultivos, incluyendo el cáñamo. Algunos de sus ritos religiosos incluían semillas de cáñamo, que arrojaban sobre las brasas de fuegos encendidos en el interior de pequeñas tiendas de campaña donde se sentaban a inhalar y empaparse en los humos.



10.

Las semillas de cáñamo son un ingrediente común en la alimentación de los pájaros, y existe una leyenda urbana sobre cosechas accidentales causadas por alguien – por lo general una abuelita – que tras vaciar el plato de comida de los pájaros al fondo del jardín, se encuentra con que, seis meses más tarde, le arrestan a causa de las plantas en floración que, sin saberlo, estaba cultivando.  Por Scarlet Palmer





Arriba