Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
04/12/2015

El cannabis mejora los resultados en los sujetos dependientes de opiáceos sometidos a tratamiento

Medical-Marijuana-License-780x438


Por Paul Armentano. El consumo de cannabis se asocia con mejores resultados en los sujetos dependientes de opiáceos por tratamiento ambulatorio, de acuerdo con los datos publicados online antes de su impresión en la revista Drug and Alcohol Dependence.


Investigadores de la Universidad de Columbia evaluaron el uso de cannabinoides versus placebo en pacientes dependientes sometidos a opiáceos en hospitalización para desintoxicación y en tratamiento ambulatorio con naltrexona, un antagonista de los receptores opiáceos. Los investigadores informaron que la administración del THC oral (dronabinol) durante el proceso de desintoxicación redujo la gravedad de los síntomas de abstinencia de los sujetos en comparación con el placebo, pero que estos efectos no persistieron durante todo el curso del tratamiento. Por el contrario, los pacientes que consumieron cannabis natural durante la fase de tratamiento ambulatorio eran más fácilmente capaces de dormir, estaban menos ansiosos, y tenían más probabilidades de completar su tratamiento, en comparación con los sujetos que no lo consumieron de forma natural.


             “Uno de los interesantes hallazgos del estudio fue el efecto beneficioso observado de fumar marihuana en la retención del tratamiento”, concluyeron los autores. “Los participantes que fumaban marihuana tenían menos dificultades con el sueño y la ansiedad y eran más propensos a permanecer con en tratamiento en comparación con los que no estaban usando la marihuana, independientemente de si estaban tomando dronabinol o un placebo.”


Los resultados replican los de dos estudios previos, uno del 2001 y otro de 2009, que reportaban una mayor adherencia al tratamiento entre los sujetos que consumieron cannabis de forma intermitente durante el tratamiento ambulatorio.


Los datos de la población en los estados donde se permite el cannabis medicinal reportan tasas más bajas de abuso de opioidesmortalidad en comparación con aquellos estados donde se prohíbe la planta. Los datos clínicos y los informes de casos también indican que el uso complementario del cannabis puede destetar a los pacientes de opiáceos además de gestionar con éxito su dolor. Los datos de las encuestas de los pacientes estatales de marihuana médica calificados demuestra que los sujetos con acceso a la planta a menudo la sustituyen por los opiáceos, ya que perciben que poseen menos efectos secundarios adversos.


Las muertes por sobredosis implican que los opioides han aumentado dramáticamente en los últimos años. Aunque se reportaron menos de 4.100 muertes inducidas por opiáceos en el año 1999, para el año 2010 esta cifra se elevó a más de 16.600, según un análisis realizado por los Centros para el Control de Enfermedades.



FUENTE NORML




Arriba