Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
21/06/2014

El presidente de Mexico Peña Nieto y la marihuana

Por Jorge G. Castañeda.- En una entrevista publicada en El País, el presidente Peña Nieto formuló su definición más clara, inteligente y liberal hasta ahora sobre la legalización de las drogas. La reproduzco in extenso debido a su importancia: “Yo creo que ahí hay un tema de inconsistencia, de incongruencia y que es una política que evidentemente tiene que revisarse… EE UU tiene un papel clave que jugar en esto… Lideró especialmente esta política de combate al tráfico, especialmente la marihuana. Y, hoy, aunque es algo ilegal y está prohibido, pues vemos que en varios Estados ya no es tan ilegal. Vemos que Uruguay, en la región, ya lo aprobó. Vemos que eso tampoco tuvo ningún efecto en el orden de la relación diplomática… personalmente he declarado que no estoy en favor de la legalización de las drogas. Y tampoco de la marihuana porque me parece que es una puerta por la que se puede incursionar al consumo de drogas mucho más dañinas… Sin embargo, la legalización de la marihuana es un fenómeno creciente… la política que se ha seguido en los últimos 30 o 40 años y que a la postre solamente ha arrojado mayor consumo y mayor producción de drogas. Por tanto, es una política fallida… tampoco podemos seguir en esta ruta de inconsistencia entre la legalización que se ha dado en algunas partes, sobre todo en el mercado del consumidor más importante, que es EE UU, y en México que sigamos criminalizando la producción de marihuana”. Haciendo a un lado el retintín quejumbroso y la sempiterna acusación mexicana de “pinches gringos hipócritas”, se trata de una posición innovadora. Por fin un presidente de México en funciones dice abiertamente lo que muchos piensan y otros proclamamos con estridencia. Ojalá cuando Peña Nieto viaje a Estados Unidos -espero que sea pronto: ha transcurrido la cuarta parte de su sexenio sin que vaya salvo a Sun Valley- afirme lo mismo a los medios, al Congreso norteamericano y a Obama.


Por eso me extraña que su gobierno opere en piloto automático en un caso que puede ser emblemático. Me refiero a la demanda de amparo presentada por Andrés Aguinaco, a nombre de la Sociedad Mexicana de Autoconsumo Responsable y Tolerante (SMART) que ya ha sido atraída por la Suprema Corte. El abogado y sus representados sostienen que negarle permiso en la Cofepris, a SMART, para sembrar y producir cannabis, equivale a violar sus derechos, ubicados en la más alta jerarquía de la Constitución desde el 2011. Hace unas semanas varios amigos le preguntamos al procurador, Jesús Murillo Karam, quizás el miembro del gabinete con las ideas más abiertas sobre estos temas, cuál sería la postura del Estado ante la SCJN. Nos dijo que si bien la PGR no iba a pelear el caso, la Secretaría de Salud sí. Mis amigos y yo nos preguntamos, si la PGR no da la pelea, y si ahora el propio presidente Peña Nieto revisa su postura, por qué el gobierno no desiste de disputar el amparo.


Seguir leyendo AM



Arriba