Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
17/05/2014

El uso de microorganismos en el cultivo de cannabis

 

Cuando oímos el término microorganismo tendemos a pensar que son perjudiciales, aunque existen gran cantidad de ellos que pueden ayudarte a mejorar tu cultivo de marihuana y a aumentar su rendimiento. Los microorganismos beneficiosos para el cultivo de Cannabis son los llamados aeróbicos mientras que los perjudiciales suelen ser anaeróbicos, por eso es muy importante mantener un adecuado ritmo de riego; si humedecemos el sustrato en exceso, expulsaremos el oxígeno que hay en él, las plantas serán más débiles y favorecemos el desarrollo de los microorganismos patógenos.


Entre los que más utilizados en nuestro mercado podemos encontrarnos hongos, como el Trichoderma harzianum o los de tipo Micorriza, bacterias y bacilos (algunos de ellos específicos para cada etapa de la planta, de crecimiento o de floración). Muchos de ellos son productos baratos y, si se mantienen las condiciones óptimas de humedad y temperatura del sustrato, sólo hay que aplicarlos una vez durante todo el cultivo (siempre es preferible hacerlo desde el principio del mismo, para obtener mejores resultados).






Las ventajas que pueden aportarnos estos organismos en nuestros cultivos son muchas: dificultan el desarrollo de los microorganismos perjudiciales ya que compiten con ellos por los recursos, mejoran la salud y la vitalidad de las plantas evitando sus enfermedades y las su sistema radicular, reducen la necesidad de utilizar pesticidas y ayudan a la planta en la absorción de nutrientes. Para esto último son indispensables cuando se realiza un cultivo biológico, aunque su uso es beneficioso en cualquier tipo de cultivo ya que pueden tener una gran influencia en el rendimiento final del cultivo. Esto es algo que hemos comprobado durante años como cultivadores y profesionales del sector de los grow shops en Galicia y que ahora han demostrado las investigaciones del Instituto Bolk en los Países Bajos.


Fuente DiosaPlanta



Arriba