Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
24/11/2015

En Dinamarca, la marihuana tiene más THC que nunca

budding_stage_marijuana_light_cycle-780x438


La concentración del cannabinoide THC en la marihuana se ha visto triplicada en los últimos 20 años en Dinamarca. La razón puede ser un tratamiento sistemático de las plantas de cannabis, algunas de las cuales se cultivan en granjas “mofetas” de Dinamarca. La marihuana con tan alto contenido en THC puede tener efectos secundarios adversos especialmente para el grupo de jóvenes que fuman varias veces al mes.


El cannabis que se vende en la calles de Dinamarca es el más fuerte de los medidos previamente, así lo mostraron los análisis llevados a cabo por tres departamentos de química forense en Dinamarca y procesados ​​por el Departamento de Medicina Forense de la Universidad de Aarhus. Los niveles se pueden ver aquí (en danés) en el informe anual que dio a conocer este mes la Danish Health and Medicines Authority


Las muestras seleccionadas y tomadas del cannabis incautado por la policía en las tres ciudades más grandes de Dinamarca se analizó en los departamentos de química forense sobre una base mensual. Esto proporcionó una visión general del tipo de cannabis que se vende en las calles de Dinamarca, dijo Christian Lindholst, jefe de servicio en el Departamento de Medicina Forense de la Universidad de Aarhus.


Cabe destacar la alta calidad

Entre los profesionales, la calidad de cannabis es equivalente a la cantidad de contenido de THC sustancia psicoactiva. Las muestras de cannabis danés recogidas desde 2014 tienen un contenido promedio del 28 por ciento de THC. El mayor estudio hecho jamás de cannabis danés hasta la actualidad es el de 1992, donde la calidad de la marihuana se midió entorno al ocho por ciento. En comparación con las muestras del período 2000-2011, donde el contenido de THC varió del 8 a 13 por ciento, y ahora estamos viendo una muy alta calidad, según Christian Lindholst.


             “El cannabis como producto ha cambiado significativamente en tan sólo unos pocos años. Esta es una tendencia que se ve en Europa. Estudios suecos y holandeses describieron un fuerte aumento similar en la calidad del cannabis”, dice Christian Lindholst.


La explicación probable para el aumento de la calidad se puede encontrar en que las plantas de cannabis cultivadas hoy en días se hace bajo nuevas formulas. Tradicionalmente, las plantas se cultivan y cosechan al aire libre en países como Marruecos y Líbano. Las condiciones de cultivo al aire libre significan que la calidad de las plantas es más baja y por lo tanto el cannabis de exterior no es tan potente.


Aunque la producción actual de cannabis ha sido en mayor medida transferida a los países europeos, entre ellos Dinamarca, estos lugares de cultivo en interior se conocen como las granjas de cannabis. La plantas de cannabis procesadas ​​(en Dinamarca conocidas como plantas mofeta) se producen utilizando luz artificial, ventilación y fertilizantes.


En pocos meses, los resultados por el proceso de crecimiento de interior acelerado en las plantas les da un contenido extra grande de THC a diferencia de su cultivo en exterior. Además del elevado nivel de THC, las extracciones ​​de cannabis también tienen una composición diferente de sustancias psicoactivas. Existe la sospecha de que estos grandes cambios podrían aumentan el riesgo de efectos nocivos en personas jóvenes por fumar marihuana.



FUENTE Redacción Science Daily




Arriba