Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
07/11/2013

En EE.UU., cada vez más perros consumen marihuana


En los últimos años, el uso de marihuana con fines medicinales se ha extendido rápidamente por Estados Unidos. Ahora los expertos advierten que la popularidad de esta planta está teniendo efectos insospechados para el mejor amigo del hombre.

Y es que los veterinarios de algunos de los estados en los que se ha legalizado el cannabis para usos terapéuticos, como California o Colorado, están registrando un aumento considerable en el número de perros que deben ser tratados por intoxicación de marihuana.

Los especialistas explican que, por lo general, los animales ingieren de forma accidental alimentos como pasteles o galletas que contienen esta planta o alguno de sus derivados o se comen los cogollos secos de marihuana que guardan sus dueños.

Los síntomas de la intoxicación -que en la mayoría de los casos es tratable- incluyen, entre otros, falta de coordinación, temblores, pupilas dilatadas, vómitos, letargia, incontinencia urinaria y cambios en el ritmo cardíaco.

Relación con la legalización

Un estudio publicado hace unos meses en la “Revista de Emergencias y Cuidados Intensivos Veterinarios” de EE.UU. concluyó que, entre 2005 y 2010, los casos de perros que debieron ser tratados en Colorado por haber ingerido marihuana se multiplicaron por cuatro.

Según le explicó a BBC Mundo Elisa Mazzaferro, una de las autoras de la investigación, el número de intoxicaciones registradas en ese estado creció exponencialmente tras la legalización de la marihuana medicinal.

“Antes en el área de Denver tratábamos anualmente a unos cuatro o cinco perros. En los últimos años los casos han ido aumentando a medida que se han ido abriendo más dispensarios”, señaló la experta.

“Para asegurarnos de que no era de un fenómeno local, recogimos información de varias partes del estado y los datos mostraban un incremento significativo en el número de perros intoxicados”, agregó.

Mazzaferro y sus colegas examinaron los casos de 125 perros que fueron tratados en dos centros veterinarios. Dos de los animales fallecieron.

Intoxicaciones tratables

El aumento de las intoxicaciones en Colorado podría extrapolarse a otros lugares en los que la marihuana medicinal también ha sido legalizada, según le indicó a BBC Mundo Ahna Brutlag, de Pet Poison Helpline, una compañía que ofrece un servicio telefónico de emergencias veterinarias en todo EE.UU.

Según Brutlag, en los últimos cinco años han registrado un incremento de 200% en el número de consultas sobre perros que han ingerido cannabis.

“Un factor clave ha sido la legalización de la marihuana medicinal, aunque también tiene algo que ver el hecho de que el estigma que rodea a esta planta está desapareciendo y a los dueños ya no les da tanta vergüenza reportar los casos”, señaló Brutlag.

“Lo bueno es que en la mayoría de las ocasiones las intoxicaciones se pueden tratar y los perros se recuperan”.

Para las intoxicaciones leves Brutlag recomienda meter al perro en un lugar con poca iluminación a la espera de que se le pasen los efectos, que suelen ser visibles entre 30 y 60 minutos después de que se haya ingerido la marihuana.

Si el caso es más grave, la experta cree es necesario llevar al animal a un centro veterinario donde puedan controlar sus signos vitales y le suministren, si es necesario, fluidos intravenosos o medicación contra los vómitos.

Brutlag aconseja a los consumidores de marihuana que tengan perros que, tal como debe hacerse con los medicamentos, guarden el cannabis en un lugar seguro para evitar tener que salir corriendo a un servicio de urgencias.

Fuente BBC Mundo



Arriba