Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
18/09/2014

En Expogrow, Cindy Brunelle “Quiero que mi hijo crezca sabiendo que el cannabis es algo sano, no algo que asuste”

“Mucha gente quiere ver las cosas lindas de este mundo y al ver algo así que es tan simple, que cualquier persona puede cultivar, hacer algo fantástico, están abriendo los ojos”, destaca Brunelle.


Durante toda su vida, Cindy Brunelle, ha estado rodeada del mundo del cannabis, ya que su padre cultivaba marihuana. Ciudadana estadounidense, pero de ascendencia cubana y colombiana, a los 16 empezó a fumar, pero su padre le explicó lo que podía hacer esa planta y cómo se cultivaba. Después comenzó a conocer gente de la comunidad de cannabis que fumaba porque estaban enfermos y se interesó por los beneficios de la misma para poder ayudar a la gente. Junto con su marido abrió tiendas de cannabis medicinal en California, pero pasaron malos tiempos “siempre teniendo que moverse”. De hecho, su marido no ha podido acudir al III Foro Social e Internacional de Cannabis en el marco de la Feria del cannabis Expogrow, en donde Cindy ha ofrecido una charla sobre la regulación de esta sustancia en el estado de Washington (EE UU), por problemas con la policía. Allí es donde instalaron su última tienda y donde ejerce su activismo con la esperanza de que su hijo pueda crecer “sabiendo que el cannabis es algo bueno, algo sano, no algo que asuste”.


¿Es complicado ser activista en pro de la legalización de la marihuana en EE UU?


Lo que está pasando ahora es que por el momento nos están dejando bastante hacer nuestras cosas. Si se meten es cuando pasa algo gordo que pueda poner la salud de una persona en peligro. Ahora la situación está siendo mucho mejor, pero sí que es verdad que en cada estado es muy diferente, cada uno está intentando de encontrar la manera de hacer las cosas. La verdad que como cultivadores en muchos Estados se está llevando a cabo el sistema ‘Semilla a venta’, que es un programa de ordenador con el que el estado puede ver cuantas semillas tienes, cuantas se te murieron en el proceso etc. Quieren tener un ojo puesto en cada una de las cosas que haces, desde la semilla hasta la flor de venta.


¿Por qué cree que el cannabis debería de ser legal?


Creo que hay muchas razones por las que creo que el cannabis debería de ser legal. Para mí la más importante es que en EE UU estamos todos llorando que no hay trabajo y el gobierno está quitando dinero público de la educación de nuestros hijos para comprar cosas estúpidas. Y creo que la legalización del cannabis puede ayudar a la economía con tema de los impuestos, también dando trabajo a la gente para que puedan cuidar de sus familias, y esa es la verdadera libertad. Que una persona pueda tener la libertad de cuidar de su familia y de sus hijos.


Sin embargo, hay muchos sectores tradicionales que están en contra.


La verdad yo lo puedo ver desde diferentes puntos de vistas. Lo veo desde el lado de la marihuana medicinal, desde la de recreo, pero también desde el lado de los padres. Hay muchas cosas para mí como madre no me gustan, por ejemplo la falta de concentración, eso es algo muy fuerte. Pero también creo que es muy importante que la gente pueda tener acceso al cannabis para gente que tiene depresión o que están enfermos que necesita ese THC fuerte. Aun y todo tiene que tener sus límites, porque no es sano que haya gente que, por ejemplo, fume en un parque donde los niños están jugando. Lo que hay que hacer es tener un poco más la mente abierta.


En los últimos años parece que cada vez hay más movimientos a favor de la legalización de la marihuana en EE UU y Latinoamérica, ¿a qué crees que se debe?


En mi familia, mi abuela creció en Colombia rodeada de monjas, en un entorno muy tradicional, y estaba empeñada en que el cannabis era una droga, pero con el tiempo ella ha visto la ayuda que ofrece esa planta. Y ha entendido que se puede ser adicto a cualquier cosa, pero la marihuana tiene muchos beneficios.


Una de las razones principales por las que la gente está abriendo los ojos es cuando ven a alguien sufrir y como una planta natural puede ayudar. Mucha gente quiere ver las cosas lindas de este mundo y al ver algo así que es tan simple, que cualquier persona puede cultivar, hacer algo fantástico, están abriendo los ojos.

Fuente ElDiario



Arriba