Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
04/02/2014

En Francia los ecologistas socios del Gobierno relanzan el debate para legalizar el cannabis

Los ecologistas franceses, socios del Gobierno de François Hollande, han decidido relanzar el debate sobre la legalización del cannabis con un proyecto de ley que aunque no tiene posibilidades de salir adelante pretende poner en evidencia la falta de resultados de la actual política de represión.


El proyecto de ley para “autorizar el uso controlado del cannabis”, que debería ser examinado próximamente en el Senado, es una iniciativa firmada por once de los 12 miembros del grupo ecologista en la cámara alta y cuya ponente, Esther Benbassa, admite que su intención es “suscitar debate”, en declaraciones publicadas hoy por Le Figaro.


El texto se presenta como un marco para que luego el Consejo de Estado determine por decreto las características de las plantas y de los productos derivados autorizados, así como las cantidades que podrían tener los vendedores y los consumidores.


Además, el Ministerio de Sanidad se encargaría de determinar la concentración máxima del principio activo de la droga, el THC, así como las indicaciones que acompañarían los productos elaborados con hojas de marihuana.


Según la propuesta de Benbassa, la venta seguiría estando prohibida para los menores, y la legalización debería ir acompañada de un dispositivo preventivo sobre los efectos dañinos de la drogadicción.


La senadora ha calculado que autorizar el cannabis generaría 35 000 empleos y permitiría al Estado ahorrar 1 000 millones de euros por los costos de la represión y la judicialización del consumo y el tráfico de este estupefaciente.


“La represión, muy importante en nuestro país, no ha dado resultados. Los vendedores trafican a la vista de todo el mundo y nunca ha habido tantos consumidores”, comentó, antes de recordar que cuando trabajaba de enseñante en colegios y liceos pudo darse cuenta de los efectos dañinos sobre los jóvenes.


En vísperas de las elecciones municipales de marzo en Francia, Benbassa reconoció que no se hace ilusiones sobre el futuro de su texto, pero a pesar de todo lo justificó porque quiere que “la cuestión del cannabis deje ser tabú en nuestro país”.


El ministro de Interior, Manuel Valls, ha repetido en múltiples ocasiones que se opone a cualquier liberalización del consumo de cannabis, porque a su juicio sería una señal equivocada, en particular en dirección de los jóvenes.


Fuente ElComercio



Arriba
Cerrar ventana de suscripción ¿Quieres recibir nuestro boletín?

Introduce tu email: Enviar