Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
02/09/2015

En México una niña puede recibir marihuana legal para tratamiento médico

medical-marijuana-research-780x438


Por los impedimentos de las autoridades mexicanas, los tratamientos con marihuana medicinal no pueden ni desarrollarse, ni tratarse en México.


En un caso muy especial, un juez federal dictaminó no impedir que Graciela Elizalde, una niña de 8 años de edad, recibiera un tratamiento medicinal con aceite de cannabis, que se importaría de los Estados Unidos, por lo que la joven podría convertirse en la primera paciente mexicana que podría utilizar legalmente el cannabis, para fines médicos.


Graciela Elizalde padece el síndrome de Lennox-Gastaut por el que las autoridades le han autorizado el tratamiento con cannabis. Este síndrome, que se diagnosticó cuando muy pequeña, es un tipo de epilepsia que deteriora gravemente la salud, según leímos en el Washington Post.


La familia después de consultar con expertos gastroenterólogos, genetistas, optometristas y ortopedistas además de intervenirla quirúrgicamente para reducirlo las convulsiones, intento como último recurso utilizar un tratamiento basado en la marihuana y del que varios testimonios de otros padres de niños con los mismos sintomas reportan bondades con su tratamiento, en este caso con aceites o extractos de la planta.


Los padres de Graciela esperan que con el uso terapéutico de la marihuana se pueda merman o reducir los achaques epilépticos de su hija aumentando su calidad de vida.



FUENTE Redacción




Arriba