Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
26/02/2014

En Sacramento dispensario de marihuana cristiano se enfrenta al Servicio de Impuestos Internos (IRS)

En la tienda de Lanette Davies de Sacramento (California), todos dejan lo que están haciendo a las 6 de la tarde, algunos clientes vienen especialmente para este momento del día, mientras que otros sólo están allí. ”Oramos todas las tardes, para nuestra comunidad y nuestros pacientes”, dice ella. Son pacientes de marihuana medicinal. Su tienda, Canna Care, es un “dispensario de base cristiana,” donde los propietarios creen tanto en los poderes de Cristo como en el cannabis.


El dispensario sin fines de lucro tiene una mezcla rara de mensajes, pero también podría estar a punto de establecer un nuevo precedente para la industria de la marihuana. El 24 de febrero, Davies y su marido Bryan se enfrentarán al Servicio de Impuestos Internos en los juzgados sobre disputas de las deducciones de negocio. Un fallo a su favor podría ayudar a los dispensarios como el de ella que afirman ser negocios legítimos pero el IRS continúa viéndolos como que ayudan en el tráfico de drogas.


La ley federal define la marihuana como una sustancia controlada y la ley que el IRS sigue, incluso después de que 20 estados y Washington , DC, han legalizado la marihuana medicinal. ”La ley de impuestos es manifiestamente injusto”, dice el abogado especializado en impuestos y con sede en San Francisco, Robert Wood, quien ha escrito extensamente sobre este tema.”Tanto si crees que los dispensarios son una buena idea o no, si son negocios legítimos bajo la ley estatal, deben ser capaces de deducir sus gastos de negocio como cualquier otra persona.”





Hasta ahora, los tribunales han dictaminado que los dispensarios no pueden hacer eso. Empresas como Canna Care no son elegibles para lo que normalmente sería deducciones de rutina como los gastos de nómina y alquiler, a causa de una sección del código tributario federal conocida como 280E , que se remonta a 1982, más de una década antes de que California se convirtiera en el primer estado en legalizar la marihuana medicinal en 1996. Cuando Davies presentó sus impuestos en el2006, 2007 y 2008, hizo una lista de $ 2.6 millones en dichas deducciones. El IRS, que ha perseguido repetidamente dispensarios usando esa sección del código, llamó a su puerta con una auditoría en el 2011 y se negó a aceptar las deducciones de casi 875,000 dólares en impuestos adicionales sobre Canna Care.


Como se hace con otros dispensarios, el IRS ofrecía resolver el caso por alrededor de $ 100.000, dijo Davies, ella se negó en principio. ”Yo podría haber resuelto esto e irme”, “pero hubiera sido moralmente y éticamente incorrecto hacerlo.” Davies cree que su empresa está en la mira injustamente mientras que proporciona un valioso servicio a las personas con enfermedades graves, entre ellas su esposo y su hija. (La artritis crónica de su marido les introdujo en el tema del cannabis.)


Davies mantiene la esperanza. ”Está en manos de Dios”, dice ella.


Más información Time



Arriba