Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
09/07/2014

En Suiza, sí al cannabis pero no para los menores

 

Rolin Wavre, delegado PLR (izquierda), y Arnaud Moreillon, coordinador del grupo del partido y secretario general del Partido Socialista. (foto)


¿Cómo regular el cannabis? Creado en el 2012, un grupo de varios partidos han desarrollado un proyecto lanzado a finales del 2013 que sienta las bases para la distribución y el consumo controlado de cannabis, ya que “es evidente que el sistema actual basado en la represión ha fallado “, dijo Arnaud Moreillon coordinador del grupo además de secretario general del Partido Socialista (PS). Seis meses más tarde, los delegados PS, PLR, PDC y MCG, el SVP dejaron el grupo original para rediseñar los conceptos sobre la base de las declaraciones grabadas, en particular entre todas las partes, profesionales de la seguridad y la salud de diversas ciudades suizas. El primer cambio que los delegados decidieron fue excluir a los menores de la distribución legal, el punto del proyecto original más controvertido. “Esperamos con ello calmar las críticas expone Rolin Wavre (PLR), somos conscientes de que esta opción de evitar la cuestión de cannabis por parte de los menores de edad, no es nada despreciable.”


El modelo portugués


El grupo propone habilitar una red voluntaria y profesional para detectar a los usuarios problemáticos. “Este es el modelo portugués. En este país, que despenalizó el consumo, aumentó ligeramente. Pero en paralelo, se crearon comisiones de disuasión que abordaron el uso de drogas entre los jóvenes y que ayudaron a reducirlo en un 50%. “Al mismo tiempo, el grupo se centrará en la producción y distribución de cannabis. Al rechazar un modelo de ventas o de producción libre, se exigirá al establecimiento un sistema centralizado y controlado para asegurar la calidad y consistencia del THC (molécula psicoactiva contenida en la planta) de cannabis.


No Coffee Shops


Por último, la venta se confiaría a las asociaciones de consumidores autorizadas que abastecieran una cantidad de 10 gramos por día y para personas que residan en el municipio. “No estamos convencidos del sistema de coffeeshops de los Países Bajos, el riesgo de la llamada – para clientes extranjeros – es demasiado grande.” Los recursos se utilizarían para pagar la producción y el envasado. “No hay duda de privilegiar una solución mercantil, tales como en Colorado”, dijo Rolin Wavre. La pelota está ahora en el campo político. En concreto, el grupo propone poner en marcha un estudio de viabilidad con objeto de regularizar temporadas de tres años. El estudio debería centrarse en la forma legal de distribución y producción, teniendo en cuenta los aspectos prácticos y desarrollar criterios para la selección de las asociaciones de consumidores. Contactado con algunas ciudades suizas, como Winterthur, Zurich, Basilea, Berna y Ginebra, “con este proyecto esperamos tener más control sobre el espacio en lugares públicos, resume Arnaud Moreillon, contra la lucha del mercado negro y mejorar así la salud pública.” Mas información en TribunedeGeneve




Arriba