Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
22/09/2014

¿Es la marihuana más adictiva que el alcohol?

Un articulo publicado en The Atlantic   hablaba sobre la adicción de la marihuana en comparación con otras sustancias y preguntaba varias cuestiones, os dejamos un extracto.


¿Cuánto es demasiado cannabis?¿Es la marihuana menos adictiva que el alcohol? ¿Si consumo voy acabar como ese tipo en la universidad, que llevaba un gorro de Bob Marley?


La marihuana ha sido ilegal durante décadas, existe muy poca investigación y los datos de auto-reporte de los consumidores, no son científicos.


Es especialmente difícil medir las propiedades adictivas de la marihuana si la gente no puede adquirirla tan a menudo como lo hace con el alcohol.


Esto es lo que sabemos: Según muchos estudios, el riesgo de por vida de dependencia es definido como un deseo de utilizar cada vez más cantidad para obtener los síntomas de la sustancia y el sufrimiento de abstinencia es menor por la marihuana que por la mayoría de las otras drogas, incluyendo el alcohol. Aquí hay una serie de datos que varios destacados investigadores apuntan a:







De todas las personas que fuman marihuana, alrededor de un 9 por ciento se convertirá en dependiente. Pero de todas las personas que consumen alcohol, el 16 por ciento se convertirá en alcohólico.

Hay algunas diferencias importantes entre el cannabis y las otras drogas, por supuesto. La adicción a la cocaína tiende a ser explosiva, los usuarios quieren volver a hacerlo de inmediato. La dependencia a la marihuana es más “ insidiosa “, como un papel describe. La posibilidad de quedar atrapado si fuma por primera vez después de 25 años de edad es esencialmente nula; la dependencia es mucho más probable para las personas que empiezan en la adolescencia. Los síntomas de abstinencia de la marihuana también son mucho menos intensos que los de, por ejemplo, la heroína. Sin embargo, muchos científicos dicen que las personas que dejan de marihuana existe alguna dificultad para dormir, irritabilidad y ansiedad.


Pero todo esto se basa en los estudios que se realizaron durante la época de la prohibición. Históricamente, la gente no ha sido capaz de conseguir marihuana fácilmente, lo que distorsiona las estadísticas de adicción.


Un investigador de drogas de Columbia el psiquiatra Carl Hart  aboga por la despenalización de todas las drogas, dice que la investigación muestra que menos personas se vuelven dependientes de las drogas si se les das otras opciones para la recreación.


La idea de que los usuarios de crak se toman una dosis y se enganchan, “proviene de experimentos realizados en la década de 1960 a 1970″. “Los animales de laboratorio, cuando se le da acceso ilimitado a drogas como la cocaína y la metanfetamina, presione repetidamente una palanca para recibir inyecciones intravenosas de las drogas hasta que los mata.”


En esos estudios, las jaulas de los animales no contenían otra cosa que la palanca que lleva al distribuidor de drogas. Pero cuando a los animales se les presentaba una alternativa, como una pareja sexualmente receptiva o un dulce entonces el tema cambiaba


“Cuando no se ofrece una opción, los animales se autoadministran hasta la muerte”, dijo Hart. “Los animales suelen tener una alternativa no farmacológica más de la droga.”


Señaló que en varios estudios donde a los usuarios enganchados se les ofrecía otra elección, voluntariamente como  coger $ 5 en vez de fumar crack o $ 20 en lugar de un golpe de metanfetamina. Eligieron el dinero a las drogas en al menos la mitad de todos los ensayos.


En otras palabras, aun cuando las sustancias están disponibles gratuitamente (y que se ofrecen por los investigadores), Las personas no siempre las toman.


Podría ser que la marihuana fuese tan adictiva como-o más que el alcohol, una vez que esté tan disponible. También podría ocurrir que otros incentivos y alternativas beneficien a la bajada de consumo de otras sustancias, a pesar de su legalidad.



Arriba