Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
29/01/2016

¿Está la norteamericana DEA por la reclasificación del cannabis?

dea-not-bothering-stoners-780x438


La Agencia de Control de Drogas (DEA) está buscando en la actualidad reclasificar el cannabis. En una carta al congresista Earl Blumenauer, de la oficina del Fiscal General de la Nación, ha confirmado oficialmente que la DEA está llevando a cabo el muy lento proceso de revisión sobre la evidencia científica que determina lo que ya sabemos casi todos, que el cannabis tiene aplicaciones medicinales y debe ser retirado de la Lista I de la Ley de Sustancias Controladas (CSA).


Aunque la DEA confirmó que está en el proceso de revisión, no tiene que dar ninguna información sobre este proceso hasta que su evaluación este completada.


Para reclasificar un fármaco en la CSA, hay pautas estrictas que hay que seguir. Una de las medidas consiste en que la DEA solicite una recomendación del Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS) y que de a la DEA una evaluación científica y médica. En algunos casos, el HHS puede incluso ser la parte que envíe a la DEA una petición de reclasificación.


De acuerdo con la carta del Fiscal General Adjunto, que es vaga por decir algo, la DEA ha solicitado una recomendación de la HHS y ha declarado que han “recibido recientemente las evaluaciones científicas y médicas del HHS, así como una recomendación de programación que el mismo HHS prepara en respuesta a las peticiones antes mencionadas “.


Sin más detalles, la letra continua con la explicación de por qué el cannabis sigue siendo clasificado en la lista I con un razonamiento frustrante. Curiosamente, comparan el cannabis con la cocaína y la metanfetamina, afirman, “la colocación de una sustancia en la Lista II en comparación con la lista I se basa en que su ” uso médico actualmente es aceptado “y no se basa en su ‘peligrosidad’ además de poder ser administradas legalmente por médicos.” Esto demuestra cómo el gobierno federal ve a la cocaína con más valor médico que el cannabis, ya que “está con productos farmacéuticos que han sido aprobados por la FDA.” Esto parece un razonamiento muy oscuro cuando los estadounidenses creen que el azúcar es más dañino que el cannabis.


A la DEA se le ha pedido reclasificar la marihuana varias veces como en el 2011. La petición del 2.011 quería ver al cannabis reclasificado con el argumento de que tiene usos medicinales y es mucho menos peligroso que los opiáceos y otras drogas de la Lista II. No está claro si esta petición se ha resuelto y puede aún estar pendiente en la DEA. De hecho, incluso podría ser una de las peticiones que la DEA se refiere vagamente en su carta a Rep. Blumenauer.


La DEA tiene que reclasificar el cannabis. Ha quedado claro desde hace años que es uno de los medicamentos más seguros para usar con fines medicinales y recreativos, y siempre y cuando se unan las restricciones federales el gobierno seguirá restringiendo el empleo además de crear más criminales. Si la DEA finalmente puede ver más allá de su fallida guerra contra las drogas, podrían cambiar la situación actual y crear puestos de trabajo, mientras que reduciría la población carcelaria y tiraría la idea ridícula de sentencias mínimas obligatorias.


Con países como Canadá y Colombia trabajando hacia la plena legalización, América va a la zaga de la tendencia mundial de cambio de política, obligando a cada estado a que minuciosamente tome sus propias decisiones para legalizar y paralizar sus políticas.


Esperemos que con las nuevas políticas que viene de Washington como la Ley CUIDADORES y el proyecto de ley para reclasificar el cannabis del senador Bernie Sanders, la DEA tendrá que acelerar el proceso, si quieren o no.


A medida que el juego de espera continúa en la DEA, han anunciando que están aliviando las restricciones en los ensayos clínicos aprobados con CBD aprobados por la FDA. Esto se produce poco después de la carta al Rep. Blumenauer y es de esperar que sea una indicación de que se está avanzando con la reclasificación.


Lamentablemente, sólo la DEA realmente sabe lo que está pasando, y seguirán manteniéndonos en la oscuridad.



FUENTE Merry Jane




Arriba