Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
11/04/2015

Esta semana en Chile han recolectado la primera cosecha de marihuana medicinal

1479881-640x438


Las autoridades de La Florida en Santiago de Chile comenzaron esta semana con la recolección de la primera cosecha de marihuana para fines medicinales de América Latina, destinada a tratar a enfermos con cáncer, en una semana en la que el Parlamento chileno debate despenalizar su consumo y autocultivo.


La iniciativa elaborará aceite de cannabis de las 400 plantas recolectadas tras seis meses de cultivo y su suministro será gratuito para enfermos a partir del 2016.


“Este es un muy buen primer paso para poder garantizar un acceso a la población chilena al cannabis medicinal cuando así lo necesiten”, dijo, Ana María Gazmuri, actriz y fundadora de la Fundación Daya durante la presentación ante la prensa de la primera recolección


ESte cultivo da a Chile la oportunidad de ser el “líder latinoamericano” de una tendencia que ya ha sido probada en otras regiones como en los estados de Colorado y Washington en Estados Unidos o en Israel.


El extracto o aceite de marihuana “mejorará significativamente la vida de los enfermos, pues rebajará las náuseas y vómitos producto de la quimioterapia y de los medicamentos y les devolverá el apetito”, dijo a Efe la directora del área de salud Verónica Fuller.


“Desde que consumo cannabis tengo una mejor calidad de vida”, señaló Cecilia Heyder, diagnosticada con lupus hace cinco años y una de las primeras enfermas a quien las autoridades chilenas otorgaron el permiso para importar medicamentos hechos a partir de cannabis.

La iniciativa,  tal y como sostienen sus impulsores, quiere “devolver la dignidad de los pacientes que se mueren todos los días en medio de dolores y costes muy altos”, no ha quedado exento de polémica.


“Muchas de las mentes más conservadoras pensaban que esto abriría la puerta de la legalización de casi todas las drogas en Chile”, apuntó el alcalde de La Florida, Rodolfo Carter, quien remarcó que el único objetivo de la iniciativa es “dar alivio con sustancias naturales”.


Los impulsores de este proyecto han decidido centrarse exclusivamente en pacientes oncológicos mayores de edad, lo que a su juicio, “no quiere decir en absoluto que no sirva para otras patologías”.

“Ojalá estas semillas germinen la conciencia de los chilenos para que nos atrevamos todos a correr los límites de los posible para dar alivio a las personas y ofrecerles mucha más calidad de vida“, expresó el alcalde.


Paralelamente a la recolecta de la primera cosecha de este estupefaciente, el parlamento chileno inició esta semana las discusiones del proyecto de ley para la despenalización del consumo y autocultivo del cannabis.


La Ley admitiría el cultivo de hasta seis plantas por hogar y el porte de 10 gramos por persona, sin embargo, prohíbe su consumo en la vía pública en cualquiera de sus formas.


Una modificación a la actual ley con la que comulgan los impulsores del proyecto de La Florida para quienes “claramente la marihuana no está al mismo nivel que la cocaína”.





Arriba