Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
18/06/2015

Estudio: ¿Por qué los consumidores de marihuana tienden a ser mas delgados?




Los usuarios de marihuana tenían cinturas más pequeñas y puntuaron más alto en toda una serie de medidas de regulación del azúcar en la sangre.


Problema:


“El consumo de marihuana se asocia con un aumento agudo de ingesta calórica,” va con la jerga de la tradición popular. Pese a comer más y con altas mediciones ( más de 600 calorías adicionales por día ), la ingesta adicional de los usuarios de marihuana no parece reflejarse en el aumento del IMC. De hecho, estudios identificaron una reducción de prevalencia de obesidad en los fumadores de marihuana.


Metodología:


Los investigadores de la Universidad de Nebraska, la Escuela de Salud Pública de Harvard y el Beth Israel Deaconess Medical Center analizaron los datos de una muestra representativa en EEUU de más de 4.600 adultos. Alrededor del 12 por ciento de los participantes auto-identificados como actuales consumidores de marihuana, y otro 42 por ciento que reportó haber usado la droga en el pasado. Los participantes fueron evaluados por diversas medidas en ayunas de control de azúcar en la sangre: sus niveles de insulina y glucosa; resistencia a la insulina; los niveles de colesterol; y la circunferencia de la cintura.


Resultados:


 los consumidores de marihuana actuales tenían una circunferencia en la cintura significativamente menor que los participantes que nunca habían usado la marihuana, incluso después de ajustar por factores como la edad, el sexo, el tabaco y el alcohol, y los niveles de actividad física. También seguían teniendo los niveles más altos de HDL (” colesterol bueno “). Las diferencias más importantes entre los que fumaban marihuana y los que ya nunca lo hacían fue que los niveles de insulina en los fumadores actuales se redujeron en un 16 por ciento y su resistencia a la insulina (condición en la cual el cuerpo tiene problemas de absorción de glucosa de la sangre) se redujo en un 17 por ciento.


Las personas que habían usado previamente la marihuana, aunque no en los últimos treinta días, tendían a tener resultados similares, pero en un grado mucho menor. Además, ninguna de estas medidas se veían alteradas por la cantidad consumida por la gente que dijo que fumaba..


Consecuencias:


Aunque no están seguros exactamente cómo sucede esto, escriben los autores, estos hallazgos sugieren que la marihuana de alguna manera mejora el control de la insulina, la regulación del peso corporal y tal vez explique por qué los consumidores de marihuana tienen una menor incidencia de diabetes . Sumándose a las grandes preguntas – “ ¿puede eliminar o tratar la obesidad? ” y “¿ la marihuana te adelgaza?” – Hay posibilidad de que la marihuana pueda ser útil para ayudar a las personas a controlar su azúcar en la sangre.



FUENTE The Atlantic



Arriba