Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
06/02/2015

Exigir ‘Legalización Perfecta’ es una fórmula para la derrota

o-KEITH-STROUP-facebook-780x438



Por Keith Stroup. No tienes que buscar demasiado para poder ver los esfuerzos que se están haciendo en base a la legalización de la marihuana en varios estados que tienen una buena oportunidad de legalizarla mediante sus votantes en 2016. Sin embargo, muchos de esos esfuerzos están sumidos en elaborar la mejor propuesta de todas y la ganadora frente a sus rivales. Y es esta competición la que podría socavar fácilmente la capacidad de los defensores de esos estados para cambiar realmente las políticas públicas y la prohibición final.


La incapacidad de aceptar el compromiso en aras de la construcción de una coalición ganadora amenaza con convertir algunas de estas oportunidades políticas en esfuerzos perdidos, sin recompensa alguna. Y eso sería un desastre.


En concreto, las diferentes facciones con diferentes demandas políticas compiten por el control del problema en Massachusetts, Ohio y California, tres estados grandes e importantes que agregarían una enorme legitimidad y credibilidad política al movimiento de legalización, con su aprobación en 2016.

Mi propósito aquí no es tratar de evaluar las demandas de la competencia, sino discutir la importancia de pensar estratégicamente mientras nosotros continuamos trabajando y discutiendo nuestro camino, cada vez más cerca de las elecciones.


Si todos nosotros tenemos en cuenta lo que debería incluir una buena propuesta de legalización, podríamos llegar a un consenso sobre los puntos más importantes. Se debe legalizar el uso responsable de la marihuana por adultos y establecer un mercado regulado legalmente donde los fumadores de marihuana podrían obtener marihuana, independientemente de por qué lo usan, que sea seguro, cómodo y asequible. Necesitamos saber que la marihuana está libre de hongos y pesticidas, y tenemos que conocer los niveles de THC y CBD, como mínimo.


Pero bajo estos principios generales, hay muchas preguntas que aún necesitan ser contestadas. ¿Se permitirá el cultivo personal? y, ¿con qué controles o limitaciones? ¿Qué cantidad se le permitirá a un adulto para poseer? ¿Cuáles serán los requisitos para obtener una licencia para cultivar o vender marihuana?, y, ¿quiénes serán los que sacarán principalmente todo el beneficio? ¿Qué nivel de impuestos será aprobado, teniendo en cuenta la necesidad de minimizar el mercado negro? ¿Se requerirá una demostración de que se ha disminuido la capacidad de conducción al volante bajo los efectos, antes de que pueda ser llevado a cabo un cargo por conducción bajo los efectos de las drogas, o, ¿la mera presencia de THC en el cuerpo será suficiente?


Todos estos son temas importantes, pero ninguno de ellos es tan importante como poner fin en sí mismo, (sin importar los detalles), a la prohibición de la marihuana, y debemos tratar de evitar dibujar una línea brillante y decir que si no se cumplen esos puntos específicos, nos opondremos (o dejaremos de apoyar) la propuesta de legalización.


Si se trata de una propuesta legislativa, la propuesta puede requerir algún tipo de compromiso con el fin de presentar el proyecto de ley. Si se trata de una iniciativa de los votantes, los donantes pueden requerir algunos compromisos antes de poner el dinero necesario para recoger las firmas necesarias y ejecutar una campaña publicitaria profesional una vez que la iniciativa se clasifica para la votación. Así que siempre habrá algún compromiso involucrado, y ninguna de estas primeras propuestas será perfecta. Si las hacemos perfectas, éstas probablemente no serán aprobadas. Nuestro apoyo mayoritario a la legalización es relativamente fino, y cada disposición controvertida que se añade asusta un poco más a nuestros seguidores a distancia.


NORML, por ejemplo, apoya firmemente el derecho del consumidor a cultivar su propia marihuana, pero que, no obstante, apoyó la iniciativa de legalización en el estado de Washington en 2012, a pesar de la falta de una disposición que permite el cultivo personal. Esta fue muy importante, ya que se unió y formó uno de los primeros pares de propuestas sobre la legalización de la marihuana aprobadas, demostró que la legalización era una posibilidad política y estimuló otros esfuerzos de legalización en otros estados. Apoyamos la propuesta, a pesar de que estaba lejos de ser perfecta.


Con suerte podremos volver a estos primeros estados y hacer mejoras una vez que las leyes iniciales se han ejecutado durante un tiempo, y tenemos la ventaja de la experiencia real actual, para informar. En este momento los funcionarios electos están discutiendo la posibilidad de modificar el sistema de legalización Washington para permitir a los consumidores cultivar su propia marihuana con fines lúdicos, una mejora que sería importante en cualquier acuerdo para combinar los sistemas médicos y recreativos en el estado.


Hay otras cuestiones que continúan dañando injustamente a los fumadores de marihuana, incluso en estos estados de legalización. Por ejemplo, los estados de legalización temprana no proporcionan protección contra la discriminación en el trabajo, la cual no requieren de una demostración de perdida de facultades o disminución del rendimiento en el puesto de trabajo, antes de que los consumidores puedan ser despedidos del mismo; o el de proteger a los padres que fuman de tener que demostrar que son aptos padres, a pesar de su hábito de fumar marihuana. Finalmente debemos contar con el apoyo de promulgar leyes de legalización que incluyen disposiciones para proteger a los fumadores responsables en ambas situaciones. Pero aún no estamos allí.


Nos ha llevado 75 años entrar en este lío, y no vamos a ser capaces de solucionar todos los problemas en una noche. Pero a medida que el apoyo público continúa moviéndose en nuestra dirección, y con los datos demográficos que trabajan a nuestro favor, se hará más y más fácil la mejora nuestras propuestas de legalización en los próximos años.


Keith Stroup es uno de los mayores activistas en pro de la legalización y regularización de la marihuana con fines lúdicos y medicinales, y fundador de NORML.





Arriba