Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
12/08/2015

Grow shop Madrid. Producto "cebo"




Mis padres, desde muy pronto, permitieron a mis hermanos y a mi que pudieramos conocer la capital con nuestros amigos. Es decir, a los 13 o 14 años ya nos dejaban ir al parque de atracciones de Madrid, al rastro, o al retiro con nuestros amigos, sin necesidad de adultos que nos acompañaran. Mi padre siempre decía que había que conocer bien Madrid, por la infinidad de cosas que podías aprender en una gran ciudad y porque era mi obligación con mi ciudad natal. Y había que hacerlo solo, para aprender a buscarse la vida.

En uno de esos paseos de " buscavidas" fue cuando conoci a Román en el rastro de Madrid. Román tenía un puesto dedicado a útiles y herramientas que hacian la vida más fácil a las amas de casa.

Cuchillos super afilados, "taperwers", cucharones de madera, coladores o pasapurés eran sus productos estrella. Pero Román ese día tenía un as en la manga. Compró un micro de los que puedes colgarte del cuello, y a voz en grito, que casi se le escuchaba más a él directamente que a su pequeño altavoz, comenzó a anunciar su nuevo pelador de patatas, que revolucionaría por completo la visión de la cocina. Se acercaba toda una evolución en el arte de guisar, la pereza de pelar patatas llegaba a su fin a muy bajo precio. Después de casi una hora verle vender absolutamente de todo menos peladores de patatas, me di cuenta de cual era el plan. Román descubrió como llamar la atención de la gente y vender el doble de todos sus productos a traves de uno solo. Lo llamé producto cebo ( aunque este nombre ya estaba inventado )

Y es de ese producto del que quería hablaros en esta ocasión. Gracias a la diversidad de productos de los que disponemos en los grows, hay varios productos que podríamos convertir en producto cebo.
 
Si pensamos que tenemos en la tienda el producto que queremos convertir en cebo, lo que primero hemos de hacer es elegirlo. Una variedad de semillas, un fertilizante, tierra o hasta papelillos podrán servirnos. Lo segundo, en mi opinion, sería buscar al distribuidor que te lo venda más barato y llegar a un acuerdo con él. Siempre dejando muy claro que una vez llegado a un acuerdo, el no puede variar el precio según cantidades, y que siempre lo tendrá disponible para ti. No podemos quedarnos sin el producto en cuestión en mitad de una campaña , claro. Una vez elegido y conseguido el producto, hay que hacer llegar a la gente que lo tienes a mejor precio que los demás, y que ya de paso, tienes de todo en la tienda. Colócalo en el sitio más visible de la tienda aunque haya que mover otros productos.

 Ponle un precio grande y visible de manera que tengas que pasar muchas veces junto al cartel, asi memorizarás que debes ofrecérselo a todo aquél que entre en la tienda. Si no lo haces, el cartel se ocupará de decírselo al cliente. También podemos hacer publicidad directa sobre el producto. Por ejemplo hacerle un video para la pagina web, de manera que los que visiten la página, sea lo primero que vean. O anunciar directamente el precio junto con el producto en tus soportes habituales, como revistas o intercambios de banners. El boca a boca te sorprenderá para bien, porque en todas las conversaciones donde aparezca el producto, siempre se hablará de que tu lo traes más barato que nadie y que siempre hay disponibildad de él.

Si por el contrario no tenemos el producto en la tienda o no sabemos que elegir como producto cebo, tenemos las ferias para echarnos una mano. En primer lugar sería conveniente dar un paseo global para pensàrnoslo bién. Si finalmente elegimos por ejemplo un fertilizante, vamos a ver que marcas nos dan el mejor precio, mejor servicio y que tengan un buen departamento de I+D, para asegurarnos seriedad en la fabricación de lo que vendemos y novedad, para sorprender al cliente siempre con productos nuevos. Si el producto debe pasar por un distribuidor, volveríamos a llegar a un acuerdo con él para obtener el mejor precio y la mejor disponibilidad. Y una vez en la tienda haríamos lo explicado en el paso anterior, cartel, publicidad on line, revistas y demás soportes que utilicemos.

La idea principal es la de Román, no solo vender mucho de ese producto aunque se le gane menos, si no dar a conocerte a ti y a todo lo demás que vendes en la tienda.

Ya que tienes ese producto un poco más barato que antes, hay un dicho de toda la vida que nos puede venir muy bien, " quién bién vende, bién regala ". Es otra manera de darlo a conocer, utilizarlo de detalle con los clientes-amigos y con los que más compran en la tienda.

Por supuesto este producto debe acompañar todos los kits de ofertas que hagas, y debe estar siempre presente en cualquiera de tus ideas a partir de este momento.

Aunque no nos demos cuenta, los centros comerciales y las grandes superficies estan llenos de productos cebo y los compramos muchas veces sin dudarlo. Lo más seguro que todos nosotros nos hemos sorprendido más de una vez comprando algo que realmente no necesitábamos en ese momento, y sin embargo, lo hemos hecho. La colocación, la iluminación, los colores, el precio...... todo vale para vender, es un arte muy antiguo y muy estudiado por sociólogos y psicólogos de todas las épocas, como Román.

Como siempre, espero que os sea útil esto que os cuento, como lo es para mi.

Cosmo Cramer.




Arriba