Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
20/10/2014

Intensifican campañas promarihuana en EEUU

Los grupos estadounidenses a favor del uso libre de la marihuana intensifican su campaña para conseguir que Alaska, Oregón y el Distrito de Columbia (DC) aprueben en referendo el 4 de noviembre el uso recreativo de esta droga, uniéndose así a los estados de Colorado y Washington, donde ya es legal.


En una entrevista con Efe, los representantes del Proyecto Político de la Marihuana (MPP) y la Organización Nacional de Reforma de las Leyes de Marihuana (Norml) explicaron los detalles de esta campaña que pretende servir de altavoz a “la voz de la gente”.


Los referendos, que se celebran coincidiendo con las elecciones legislativas de EEUU, “permitirán que se escuche la voz de la gente en lugar de la de los políticos”, afirmó el director de Comunicación de Norml, Erik Altieri.


Hasta ahora, en Alaska, Oregón y el Distrito de Columbia, como en otros 20 estados, se permite el consumo de cannabis para fines medicinales y existen dispensarios que lo proveen a enfermos. Sin embargo, a partir de noviembre la capital del país y los estados de Alaska y Oregón podrían unirse a los de Colorado y Washington, que aprobaron en noviembre de 2012 el consumo de pequeñas cantidades de marihuana con fines recreativos.


Para borrar esta línea entre el uso medicinal y el destinado al ocio, las organizaciones por el libre uso de la marihuana publican en prensa y en periódicos digitales continuos anuncios para movilizar al voto.


“Un fumador de hierba es arrestado cada cinco minutos y te preguntas por qué nos emparanoyamos (sic)”, es el mensaje que puede leerse en uno de los carteles que cuelgan de la oficina de Norml, en pleno corazón de la capital de EEUU.


“Fin al arresto de los fumadores responsables”, reza esta pancarta, que pretende poner sobre la mesa uno de los argumentos que esgrimen varios grupos promarihuana y asociaciones de derechos civiles.


“La legalización y la regularización de la marihuana por el Estado arrebatará el producto a las empresas criminales y lo pondrá en manos de negocios responsables”, sostuvo Altieri.


A su juicio, los impuestos de los consumidores de cannabis podrían ser destinados a financiar programas educativos, a mejorar el sistema judicial o al tratamiento de adicciones.


“Legalizar la marihuana y acabar con los arrestos es increíblemente importante para la gente de color”, añadió este portavoz, quien apuntó que los negros son arrestados y enjuiciados por posesión de marihuana entre cuatro o cinco veces más que los ciudadanos blancos, a pesar de que consumen las mismas proporciones.


Al respecto, el portavoz de Marijuana Policy Project, Morgan Fox, sostuvo que la prohibición a nivel federal del consumo de cannabis al mismo nivel que heroína y cocaína es un “gran error” que ha costado “millones y millones de dólares” a las arcas públicas y golpeado a las minorías del país.




Arriba