Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
31/12/2014

Investigación revela molécula similar al THC del cannabis en la trufa negra

truffle-720x438



Las trufas negras son buscadas y olfateadas bajo tierra por cerdos y perros amaestrados debido a su atractivo aroma a tierra y cacao, y también como científicos han encontrado, por contener una “molécula de la felicidad” similar al THC del cannabis.


Un compuesto llamado anandamida, que provoca la liberación de sustancias químicas en el cerebro para sentirse bien, es producida por estos hongos también conocidos como Tuber melanosporum, reveló una investigación de una universidad italiana.


Las trufas negras, caras y raras, y que crecen en países principalmente europeos, como Francia y España, se utilizan en virutas para adornar más de una comida gourmet y en chocolates de lujo, cuesta en torno a £ 195 (248 euros)por 100 g .


El producto químico, que también se conoce como “la molécula de la felicidad” debido a sus supuestos beneficios para aliviar el dolor y la depresión, se asemeja a la de tetrahidrocannabinol (THC), que se encuentra en la marihuana y en sus diversas formas. “Ananda” es también la palabra sánscrita para deleite o felicidad extrema.


A pesar de que se encontró que las trufas tenían sistemas de endocannabinoides, carecían de los receptores necesarios para que la anandamida se uniese. Como los hongos no tienen ningún uso para el producto químico, se cree que evolucionaron para emitir el olor de las trufas y para fomentar que los animales las coman y así ayudar a aumentar su número.


Mauro Maccarrone, del Campus Bio-Medico de la Universidad de Roma, y ​​sus colegas creen que esta semejanza con el THC ayuda a prolongar la existencia de las trufas gracias al olor que atrae a los animales que las sacan de la tierra y se las comen propagando así las esporas a través de sus excrementos.

El cultivo de la trufa negra también se produce en países fuera de Europa, como Australia y Nueva Zelanda en la plantación de avellanos, cuyas raíces están inoculados con micelio de trufa. Las trufas tienen que dejarse crecer de cuatro a diez años antes de ser cosechada.




FUENTE Independent



Arriba