Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
05/07/2014

Jamaica legalizará el consumo de marihuana

En Jamaica, la isla que vio nacer al icóno del reggae, Bob Marley, se acerca a legalizar la posesión y el consumo recreativo de la marihuana.


En el documental “Bob Marley: Rebel Music” (PBS, 2000), en la época de los setentas Bob Marley dijo, “La hierba es una planta. Es buena para todo. ¿Por qué la gente del Gobierno que se hace pasar por gente buena nos dice que no debemos fumar hierba?”.


Amplía al respecto la agencia EFE:


“Tras años de intenso debate, poseer y consumir marihuana en Jamaica no será delito en cantidades inferiores a dos onzas (56.7 gramos) desde septiembre, cuando se espera que el parlamento nacional dé luz verde al proyecto de ley aprobado por el Consejo de Ministros este mes.


“La gente viene a Jamaica por tres motivos: la playa, el sexo y fumar“, dijo “Ziggy”, un joven local que vende marihuana a escondidas en su tienda de artesanía y que se hace llamar así en honor a uno de los hijos de Bob Marley.


A Ziggy le arrestó la policía hace un año. Le descubrieron con un porro en la mano, pasó cinco horas en la cárcel, salió con una fianza de 30,000 dólares jamaicanos (unos 270 dólares estadounidenses), fue a juicio una semana después y finalmente le impusieron una multa de 1,000 dólares jamaicanos (unos 9 dólares estadounidenses).


Bajo la futura ley esa cantidad de “ganja“, como se conoce en Jamaica a la marihuana y término acuñado por los rastafaris, no supondría motivo de detención ni tan siquiera de multa.


Desde su arresto en 2013, la policía ha visitado la zona de puestos callejeros donde trabaja Ziggy muchas veces pero él no ha vuelto a verse en problemas: esconde su planta de marihuana detrás de la pequeña tienda en la que vende retratos en madera tallada de Bob Marley fumando un porro.


En cuanto se baja del avión, el turista que llega a Jamaica comienza a recibir ofertas para comprar marihuana. Desde el conductor que le traslada al hotel hasta el encargado de las tumbonas de la playa, todos le abordan con la misma pregunta: ¿Quieres fumar?.


Dos onzas de “ganja”, la cantidad permitida a partir de septiembre, cuestan entre 160 y 240 dólares estadounidenses para los extranjeros, mientras que un jamaicano puede conseguirla por 1,000 dólares nacionales (unos 10 dólares estadounidenses).


“Esto es así porque el riesgo de venderla a un turista es mucho mayor. El castigo es peor si vendes a un extranjero”, comenta “Smokey”, un jamaicano de 34 años que vende marihuana en un mercado de pescado cercano a la vacacional Montego Bay.


La mayoría de los turistas compran una bolsa con una pequeña cantidad de “ganja” o un porro ya liado y suelen fumarlo en las habitaciones de sus hoteles o en algún lugar discreto de la playa.


“Pocos se aventuran a visitar las plantaciones de marihuana. Sólo los que repiten el viaje y conocen a algún residente local en el que confíen se atreven a ir”, cuenta “Smokey”.


Los jamaicanos sí compran su “ganja” en las plantaciones, donde se siembra escondida entre cultivos tropicales como la papaya, porque allí es más barata que en las tiendas sin licencia que la venden discretamente entre paquetes de arroz y botellas de ron.


“Si caminas por el centro de cualquier ciudad jamaicana vas a oler la marihuana en la calle. Aquí no es algo que se fuma para hacer locuras, es parte de nuestra cultura. Yo fumé mi primer porro con ocho años y mi abuelo vivió hasta los 108 sin perdonar el suyo ni un día de su existencia”, narra a Efe “Tony”, el apodo por el que conocen a este joven que vende “ganja” en su tienda de alimentación en Nine Mile, el pueblo natal de Bob Marley.


En Nine Mile, situado en la costa norte y parada habitual de los turistas que se alojan en la popular ciudad de Ocho Ríos, está la casa donde nació el cantante, convertida en mausoleo tras su muerte a los 36 años a consecuencia de un cáncer.


En el hogar de Bob Marley es habitual ver a los guías del movimiento rastafari -cuyas creencias el cantante contribuyó a internacionalizar- fumar marihuana. “Es ilegal, advierten a los turistas, así que si fumas es por tu cuenta y riesgo“, relata “Tony”.


Los países vecinos toman nota del paso dado por Jamaica, nación icónica de la marihuana, en la regulación de esta sustancia, cuya despenalización completa -y consiguiente cobro de impuestos por su venta- es vista por algunos sectores como una oportunidad para una región que se enfrenta a complejos problemas sociales y económicos.”


Fuente LaOpinion



Arriba