Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
09/06/2014

Kevin Sabet: “Siete mitos” sobre la marihuana

 

Kevin Sabet es ex Asesor Principal de Política de la Casa Blanca.  En esta amp;feature=youtu.be" target="_blank">entrevista con la Fundación Heritage, Sabet habla sobre su reciente libro,  Reefer Sanity:. Siete Grandes Mitos sobre la marihuana Sabet examina los”Siete mitos.”


Mito # 1. Puedo convertirme en un adicto a la marihuana.


Eso podría ser un mito, pero ¿a quién le importa? La adicción no es un problema para la sociedad o indvidual; sólo hay que pensar en la cantidad de personas que son adictas a la cafeína.


Mito # 2. La marihuana de hoy no es la misma vieja hierba de mis padres como en Woodstock.


Verdadero. La potencia es ahora mayor. Pero ¿a quién le importa? Si una calada ahora tiene más THC, los usuarios pueden colocarse inhalando menos. Eso no significa que la gente consigue más colocón, consumirá menos. 


Mito # 3. Fumar marihuana de vez en cuando me hará daño cuando sea adolescente.


Ningún estudio estadísticamente válido encuentra efectos negativos para la salud en los derivados del uso ocasional. Ver aquí un excelente articulo de la ciencia que afirma lo contrario.


Mito # 4. La marihuana no es tabaco – no va a hacer daño a mis pulmones.


Poca evidencia constata que el consumo de marihuana dañe los pulmones. La mayoría de los usuarios no consumen durante todo el día, ni todos los días.


Pero incluso si la marihuana hace daño a los pulmones, éste es un argumento  para la legalización. Cuando la marihuana sea legal, los usuarios pueden encontrar más fácilmente marihuana de alta potencia, que, como se señaló anteriormente, significa menos inhalación. La legalización también facilita métodos de ingesta distintos de fumar (por ejemplo, la vaporización, comestibles), lo que reduce los riesgos para los pulmones.


Mito # 5. No puedo morir por el consumo de marihuana.


El número de muertes documentadas por el uso de la marihuana es infinitesimal. ¿Quiere Kevin Sabet prohibir el Ibuprofeno? ¿Las Piscinas? ¿Los cacahuetes? La penicilina?


Mito # 6. La marihuana es medicina.


¿Por qué es importante que la marihuana sea medicina? Es cierto que algunos opositores a la prohibición basan su caso en el valor medicinal reputado de la marihuana, pero el caso de la legalización es independiente.  Bombay, Sapphire, un Martini no es una “medicina”, pero me hacen sentir mejor al final del día (y me alegro de que sean legales).


Mito # 7. Con la marihuana me considero un conductor más centrado y mejor lo hago.


Dame un respiro. Tal vez un par de fanáticos han hecho esta afirmación, pero prácticamente todos los que están con la legalización están de acuerdo en que la gente no debe conducir bajo la influencia de la marihuana.


Conclusión:  siete mitos de Sabet centrifugados, puro y simple.


Fuente CATOInstitute



Arriba