Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
26/10/2013

La Ciencia de los Cannabinoides 101: ¿Qué es el Cannabigerol?


Por Seshata.-
 El cannabigerol (CBG) es un fitocannabinoide – es decir, aquel que se produce naturalmente en las plantas, en oposición al producido dentro del propio cuerpo (conocido como endocannabinoide) o al sintetizado. El CBG se encuentra en concentraciones muy altas en las variedades de cáñamo, y, por lo general, suele estar presente en niveles relativamente bajos en las diferentes variedades de cannabis medicinal.

El CBG y el sistema endocannabinoide

Se cree que el CBG no es psicoactivo y que actúa como un antagonista leve del receptor CB₁, un ligando de receptor que se une al receptor e impide que los agonistas como el THC ejerzan un efecto.

Además de esto, se ha demostrado que el CBG actua sobre el receptor 5HT₁, que asiste en la regulación de la liberación de serotonina y sobre el adrenoceptor, que controla la expresión de la adrenalina y la noradrenalina en todo el sistema nervioso central.

Existen pruebas que sugieren que el CBG influye en el receptor CB₂, pero no está claro si este efecto es de naturaleza agonista o antagonista.

Propiedades químicas del CBG

Al igual que todos los cannabinoides, el CBG es un lípido hidrofóbico formado por una cadena de carbono 21 unido a un anillo aromático de hidrocarburo. La fórmula química del CBG es C₂₁H₃₂O₂;  la del THC es C₂₁H₃₀O₂, la misma que la del CBC (cannabicromeno) y la del CBD. El CBC y el CBD son isómeros del THC, lo que significa que comparten la misma fórmula molecular, pero tienen diferentes estructuras.

El CBG está estrechamente relacionado con otros cannabinoides incluido el ácido cannabigerólico (C₂₂H₃₁O₄), también conocido como CBGA, que es un precursor importante del THC. El CBG degrada a CDB y CBC y también es posible que el CBG degrade directamente a THC, a través de las acciones del ácido sintasa, que es una enzima única en cada canabinoide (es decir, ácido sintasa del THC, CBD y CBC). Este proceso es relativamente nuevo para la comunidad científica, ya que antes se creía que el THC era el resultado final de la degradación del CDB.

El grupo de cannabinoides CBG

El grupo canabinoide de tipo cannabigerol contiene siete moléculas semejantes incluido el propio CBG. Al igual que el CBG y CBGA, el grupo CBG contiene cannabigerovarin (CBGV), ácido cannabinerólico A (CBNA), ácido cannabigerovarínico A (CBNVA), y los ésteres monometílicos del CBG y CBGA, y del CBGM y CBGAM respectivamente.


Este grupo de cannabinoides está relativamente poco estudiado, sin embargo, se cree que el CBNA es también un precursor del THC en ciertas condiciones. Las vías moleculares mediante los cuales se biosintetiza el THC aún se están descubriendo y la síntesis de laboratorio se produce a menudo con éxito en diferentes formas a las que se produce in vivo. Esto explica en parte por qué se creía que el THC se sintetiza naturalmente desde el CDB, ya que hasta hace poco era el único método probado para la síntesis de laboratorio.

El quimiotipo CBG-dominante

En la naturaleza, se ha observado en algunas regiones que las poblaciones de plantas tienden hacia un quimiotipo CBG-dominante (fenotipo químico) sobre todo en latitudes altas, donde las variedades de cáñamo tradicionalmente predominan. En las plantas de cannabis “normales”, el CBG muestra un perfil canabinoide de no más del 10%; en plantas CBG-dominantes, la cifra puede llegar hasta el 94%. En tales poblaciones, a menudo hay una expresión correspondiente y notablemente baja de THC, tan baja como 0,001% en algunas muestras.

Se cree que un tipo de alelo recesivo en un solo locus del gen es responsable de este fenómeno. Se piensa que el locus en cuestión, conocido simplemente como B, controla la síntesis de THC o CDB a partir del CBG. El tipo CBG-dominante tiene el alelo B₀, que codifica un ácido sintasa defectuoso, inactivando el proceso de síntesis y llevando a niveles inusualmente altos de CBG con unos niveles proporcionalmente bajos de THC.

El descubrimiento de este fenómeno ha llevado a una mejor comprensión de los mecanismos genéticos a través del cuales pueden surgir variedades que son dominantes en un solo canabinoide. Estas variedades son potencialmente de una gran importancia medicinal, ya que permiten y facilitan la extracción y el estudio del cannabinoide dominante.

Propiedades medicinales del CBG

Aunque el CBG no se ha estudiado a fondo por sus propiedades médicas, sí se han realizado varios estudios. Un estudio de 2009 sobre el glaucoma en los gatos llegó a la conclusión que tanto el THC como el CBG reducen la presión intraocular y aumentan la salida del humor acuoso a través de la compleja malla de canales de drenaje en el tejido que rodea al ojo.

Asimismo se ha averiguado que el CBG produce un efecto contra las naúseas y antiemético (contra los vómitos) en ratas, aunque esta investigación no se ha replicado aún en seres humanos. Igualmente, se ha demostrado que el CBG tiene un efecto antiinflamatorio en la enfermedad inflamatoria intestinal y colitis en ratones. Además de esto, también se ha comprobado que el CBG reduce el dolor, alivia los síntomas de la psoriasis, actúa como un agente antibacteriano e incluso ralentiza la proliferación de las células tumorales.


Por Seshata

Fuente Sensi Seeds



Arriba
Cerrar ventana de suscripción ¿Quieres recibir nuestro boletín?

Introduce tu email: Enviar