Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
11/06/2014

La guerra contra las drogas ha fracasado, así que vamos a terminar con ella

Por Richard Branson.- Si empecé un negocio y estaba fallando claramente, lo cerré. La guerra contra las drogas ha fracasado. ¿por qué no se cierra?


Como última muestra de vídeo del aclamado cineasta Eugene Jarecki, la guerra contra las drogas ha fracasado en todas las formas posibles. La guerra contra las drogas ha costado a los EE.UU. 1 billón de dólares, y cada año agregándose otros 51 mil millones. Esto se ha traducido en 45 millones de arrestos relacionados con las drogas, en los EE.UU. ahora hay encarcelados 2300000 prisioneros, más personas que cualquier lugar del planeta. ¿Qué ha logrado todo esto? “Las tasas de adicción no han cambiado, las muertes por sobredosis se encuentran en su punto más alto y las grogas cuestan menos que nunca.”


Mientras que las actitudes y opiniones sobre la reforma de las drogas están cambiando de manera espectacular en los EE.UU. y en todo el mundo, aún queda mucho por hacer. Me hago eco de la llamada de Eugene para los ciudadanos de EE.UU. para que insten al Congreso para que avanzen en una Ley de condenas más inteligente. Esto podría ayudar a poner fin a la discriminación racial, la encarcelación masiva, las comunidades destrozadas y la no política. Una Ley de condenas más inteligente le ahorrará miles de millones de dólares a los estadounidenses, que podría destinarse a ayudar a las personas a superar las drogodependencias. También aliviará el hacinamiento en las peligrosas prisiones mediante la reducción de las penas para los delincuentes no violentos de drogas.


Cada día, más personas están de acuerdo en que la guerra contra las drogas ha fracasado y debe cambiar. Como la Comisión Global de Políticas de Drogas ha destacado y las campañas como Breaking The Taboo han ilustrado, es el momento para el resto del mundo aprender de la talla de Portugal y Uruguay, y de los pasos valientes que han adoptado para tratar las drogas como un problema de salud.


Los políticos deben escuchar a las personas que, según la investigación de la Comisión Global de Políticas de Drogas ha puesto de manifiesto, quieren encontrar una nueva manera. Cuando visitamos la prisión estatal de Ironwood en California recientemente, estaba claro que desde los prisioneros a los guardias, desde las familias a los legisladores, creen que la forma tratada en las cuestiones de drogas tienen que cambiar.


Es hora de hablar claro. Es hora de adoptar y experimentar con nuevos enfoques. Es el momento de pedir a los gobiernos de todo el mundo que se estudie la evidencia y se vea el daño que se está haciendo por culpa de las leyes de drogas que están obsoletas. Lo más importante, es el momento de empezar a pensar y tratar los problemas de las drogas como un problema de salud, no es un asunto criminal. Por Richard Branson




Arriba