Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
24/01/2015

¿La legalización de la marihuana aumentará la adicción?

vote-marijuana-780x438



Por ahora, el cannabis es legal en los EEUU en dos estados, Colorado y Washington, y pronto será despenalizado en Oregon y Alaska. Además, el cannabis medicinal es legal en 23 estados norteamericanos. Probablemente, más estados legalizarán el cannabis lo que hará que el acceso a la marihuana sea más libre. Dado esto, hay que preguntarse, ¿la legalización de la marihuana aumentará la adicción y el uso?


La respuesta: probablemente no.


Debido a que los síntomas de la abstinencia de la marihuana son más leves en comparación con otras drogas, la gente a menudo creen que la marihuana no es adictiva. Los que dejan de usarla generalmente experimentan signos fisiológicos bastante sutiles de abstinencia tales como un pulso ligeramente elevado, irritabilidad y ansiedad. Estos síntomas son mucho menos evidentes o poderosos que los que se observan cuando una persona adicta al alcohol, analgésicos o tranquilizantes de repente deja de usar estas sustancias.


La mejor estimación es que un 9% de los consumidores de marihuana son dependientes. Eso es menos que los consumidores de tabaco (32%) y de alcohol (aproximadamente 10-15%) que se vuelven adictos a dichos productos.


Si alguien es muy joven cuando prueba la marihuana por la primera vez, es más probable que esa persona se vuelva adicta a esta sustancia más adelante. Dado esto, es probable que los que comenzaron a consumir la marihuana siendo adolescentes, tengan experiencias con síntomas de abstinencia si dejan de usarla de repente. Ellos también son más proclives a sufrir depresión y ansiedad, ya que nuestros cerebros siguen desarrollándose hasta  mediados o finales de los 20 años.


Un estudio grande encontró que el uso del cannabis entre adolescentes no ha aumentado en los estados que han legalizado la marihuana medicinal. Desde que el estado de Colorado legalizó el cannabis en 2013, los reportes muestran que el consumo de cannabis sigue disminuyendo, como parte de un desarrollo nacional.


Además, tenemos como ejemplo un país donde el uso de las drogas fue descriminalizado hace más de una década: Portugal, que despenalizó el uso de drogas en 2001. En este país europeo no se penaliza a los consumidores de drogas, en vez de esto, se les ofrece rehabilitación y tratamiento. El resultado: una década después, se había disminuido el uso de drogas en la mitad en el país. Especialmente entre los jóvenes, las tasas de prevalencia de consumo de marihuana disminuyó de 26% en 2001, a 19% en 2006.


Esto no quiere decir que el mal uso de drogas en general, y el cannabis en particular, sea benigno. Las drogas son adictivas y pueden dañar el desarrollo cerebral. Despenalizar o legalizar el uso de drogas tiene sentido porque reduce la tasa de crímenes casi inmediatamente, libera a la policía para trabajar con asuntos más graves y, puede resultar  en una disminución en las tasas de consumo.





Arriba