Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
04/03/2014

La legalización de la marihuana puede decantar las próximas elecciones

El partido que esté a favor de la legalización de la marihuana o que acople el estatus de ésta sustancia a los nuevos tiempos y visiones que corren, posiblemente ganaría las próximas elecciones donde se presente.


Los partidos políticos se están posicionando a favor y en contra de la legalización de la marihuana, pues bien, que sepan sus futuros jefes de campaña que sabiendo de la cantidad de personas que están a favor de otra mirada mas benévola hacia el cannabis, su posición como formación política, podría determinar que partido político se sentará en los asientos más importantes del país, es decir en los del Gobierno.


La marihuana o sus derivados han estado presentes en la vida de las ultimas generaciones. Prácticamente de los cincuentañeros hacia abajo, en todas esas generaciones medidas por décadas, se ha convivido con esa sustancia y todo el mundo conocía a alguien que la consumía. Todas estas generaciones saben hasta donde la marihuana puede llegar (por experiencias propias o ajenas) y saben también lo que otras sustancias legales como el alcohol y el tabaco mucho más dañinas hacen, ya que también han convivido con ellas.


Por lo tanto, no se ve como “la planta del demonio que si la tocas morirás”, todo lo contrario, se considera natural, graciosa y controlable por dosis. Evidentemente la opinión publica va encaminada hacia esta forma de pensar y no a la otra antigua y falsa que tiende a desaparecer con los años.


El partido político que quiera acompañar el sentir y pensar del pueblo debe empezar a apoyar esta visión sobre la planta, que en éste caso no es de derechas o de izquierdas, ya que se consume y se ha consumido en ambas orillas por igual.


La política debe ser la formula de la ciudadanía para elegir a los representantes que deben legislarnos, éstos representantes deben recoger el sentir de los ciudadanos y transmitirlo a las normas y leyes que los rijan, por lo tanto, por ésa cuestión va a ser tan importante lo que estos prediquen en el asunto de la marihuana y sus estatus legal.


Las corrientes políticas están empezando a dar señales sobre este cambio más benévolo y real de visión con el cannabis y ya prácticamente en todos los partidos y formaciones existen muchas voces que promulgan por un cambio en este sentido.


Cualquiera de estas formaciones políticas que se siga enganchando a las informaciones engañosas que se han tenido y propagado sobre la marihuana en el siglo pasado y, que han sido doctrina en ese tema de lo partidos, deben informarse y actualizarse si quieren seguir en la onda del pueblo o la ciudadanía.





En mi opinión, “pónganse las pilas” señores políticos, dentro de poco vamos a vivir como nuevas voces dentro de los partidos se apresurarán a coger la bandera de la legalización y a hacerla su “santo y seña”. Unos porque la usaron en su juventud, otros por que la siguen usando en sus espacios privados, muchos porque conocen a usuarios ocasionales y diarios y los ven como personas normales y también otros porque es su medicina o su milagro anti-estres.

Otra de las miradas de éstos estrategas políticos será la posibilidad de que otra visión les otorgue la dirección del país, si señores y como dije anteriormente, si queréis ganar las elecciones, ya es hora de tomarse muy, pero que muy en serio el tema de la marihuana, porque ahí puede estar la clave de la victoria electoral.


Y otra cosa muy importante, si a todo eso le añadimos que la marihuana en su aspecto medicinal y gracias a las investigaciones científicas, va a ser otra gigantesca corriente de consumo, solo queda que abrir los ojos y los bolsillos de las administraciones, porque éstos últimos también parecen ser que se verán afectados por lo que se llenaran, de billetes claro.


Mac



Arriba