Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
24/09/2014

La marihuana salvaría al Caribe de la crisis económica

El Caribe debe “adaptar y adoptar” la marihuana como una de sus materias primas, ya que podría ser la “panacea” para sacar a la región de los problemas económicos que sufre, según el senador virgenense Terrence Nelson.


“Ha llegado el momento de que el Caribe adapte y adopte la marihuana como una materia prima más”, dijo el legislador en una entrevista sobre su intervención en la reunión que la Asociación de Turismo del Caribe (CTO, en inglés) celebró esta semana en Saint Thomas.


Este senador lleva años defendiendo las ventajas económicas que a su juicio tendría la despenalización del cultivo y consumo de marihuana en la región.


“Ahora que la marihuana empieza a considerarse legal en cada vez más jurisdicciones, se van publicando sin temor informes que niegan los efectos nocivos que se le han atribuido por años”, defendió, en línea con lo expuesto durante su participación en la citada reunión.


A su juicio, esos informes “están apoyando el hecho de que hay espacio para una industria de la marihuana, ya sea médica, recreativa o de cáñamo industrial”.


Además, insistió en que “aunque hay quienes abusan de la marihuana, también hay muchas personas más exitosas que la utilizan como medicamento, pero nunca las vemos porque no la consumen en las calles”.


“Los vagabundos que vemos por las calles son adictos a otras drogas, no a la marihuana”, argumentó el economista nacido en San Cristóbal, quien se mostró en contra de “enviar a jóvenes a la cárcel por consumo de marihuana”, ya que eso “altera su trayectoria profesional por algo que debería ser en todo caso una infracción”.


En ese sentido, dijo que “en la mayoría de los casos se ven privados de acceso a becas para la universidad o de la obtención de asistencia federal para acceder a una vivienda. No creemos que esto justifica tales consecuencias”.


“Podemos sacar provecho de la creación de una industria de la marihuana en el Caribe”, defendió, después de apuntar que parte del dinero que las autoridades puedan obtener de ello se debería destinar a combatir el tabaquismo y la delincuencia entre jóvenes.


Nelson reclamó a la CTO que “estudie este asunto más en serio”, ya que “hay beneficios tangibles de la producción de cannabis y el turismo que atrae”, y que incluso cree una división que regule su comercio.


En las Islas Vírgenes “hemos logrado que el proyecto de Ley para la despenalización de la marihuana sea aprobado por la comisión del Senado”, dijo el legislador de este territorio dependiente de EE.UU., cuyo Parlamento debatirá al respecto el próximo noviembre.


De aprobarse la propuesta tal y como está planteada, en este grupo de islas caribeñas “se despenalizará la tenencia de hasta una onza de marihuana (28 gramos), lo que quiere decir que no será un delito penal tener esa cantidad, aunque se castigará con una multa de 100 dólares exhibirla en público”.


“Esa multa se duplicará en caso de reincidencia”, explicó el economista, quien afirmó que la posesión de cantidades superiores a la onza sí podrá ser considerada un delito. Fuente 



Arriba