Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
13/05/2014

La marihuana y la Dopamina: La ciencia que hay detrás de ella

 

Podíamos leer en el portal Leaf Sciencie un articulo muy interesante en el que explicaban como la dopamina es liberada cuando se consume marihuana.


No se puede negar que la marihuana hace que sus usuarios se sientan bien. Pero, ¿qué hay detrás de la euforia y que les sucede a los que la fuman con frecuencia?


Como resultado, la marihuana hace que el cerebro libere una sustancia química conocida como dopamina. Este producto químico juega un papel importante en muchas funciones esenciales y realmente está relacionado con la marihuana de más maneras de las que podrías pensar.


¿Qué es la dopamina?


La dopamina es uno de los muchos productos químicos del cerebro que ayuda a regular su actividad. Estos productos químicos son conocidos como neurotransmisores. Como el nombre implica, los neurotransmisores funcionan para transmitir señales a través de las células del cerebro, también conocidas como neuronas.


La dopamina es un neurotransmisor especialmente importante. A menudo se llama a esta química “sentirse bien”, ya que es directamente responsable de la sensación de placer y recompensa. Las neuronas de dopamina están muy concentradas en una parte del cerebro llamada núcleo accumbens, que se refiere al centro de recompensa del cerebro.


Muchas funciones biológicas implican  las vías de recompensa del cerebro, incluyendo el apetito, la atención, el aprendizaje, el sueño, el sexo, el movimiento y el estado de ánimo.


¿Aumenta la marihuana la dopamina?


¡Sí! Todos los medicamentos que la gente toma para fines recreativos actúan para aumentar los niveles de dopamina, y la investigación demuestra que la marihuana no es la excepción.


Al igual que la cafeína, alcohol, tabaco y cocaína, el uso de la marihuana se asocia con una liberación de dopamina. El aumento temporal en los niveles de dopamina es el responsable de la euforia que los usuarios de marihuana y otras sustancias experimentan.


¿Cómo funciona?


Aunque la marihuana es similar a otras drogas cuando se trata de aumentar los niveles de dopamina, la forma en que funciona es algo única.


Los productos químicos en la marihuana, llamados cannabinoides, indirectamente, aumentan la dopamina por el bloqueo de la acción de otro neurotransmisor llamado GABA. El GABA normalmente actúa para amortiguar la cantidad de dopamina liberada en el núcleo accumbens. Sin embargo, cuando el GABA es bloqueado por compuestos de marihuana, tales como el THC, el resultado es un aumento de la cantidad de dopamina liberada.


Curiosamente, no son sólo los productos químicos en la marihuana los que tiene este efecto. El GABA es inhibido de forma natural por otros cannabinoides producidos por el cerebro. La acción de los cannabinoides naturales, conocidos como endocanabinoides, se cree que juegan un papel esencial en la liberación de dopamina en las funciones del día a día.


Un estudio publicado en 2013 confirma este hecho al mostrar que los ratones nacidos sin receptores cannabinoides corrian en un ejercicio con ruedas de 20 a 30% con menos frecuencia que los ratones sanos.


Los investigadores llegaron a la conclusión de que el sistema cannabinoide puede ayudar a facilitar la liberación de dopamina durante el ejercicio, y probablemente también en otras funciones relacionadas con la recompensa. En otras palabras, sin la actividad de sistema cannabinoide del cuerpo, la liberación de dopamina en el cerebro se suprime.


Efectos a largo plazo


Dado que la marihuana cambia los niveles de dopamina temporalmente, muchos se han preguntado si esto podría dar lugar a efectos a largo plazo. Un estudio del 2012 propuso investigar esto y llegó a la conclusión de que a diferencia de los usuarios de otras drogas comunes , los usuarios frecuentes de marihuana no sufren cambios duraderos en los niveles de dopamina.


Por otra parte, los estudios sugieren que los niveles de dopamina pueden ser afectados por un breve período después de dejar de fumar marihuana. Los usuarios pueden experimentar un período de retiro durante el cual los niveles de dopamina caen por debajo de los niveles normales.


Un estudio publicado en el 2013 también encontró que los usuarios de marihuana pueden tener el promedio por persona de niveles más bajos de dopamina. Una explicación para esto es la hipótesis de la “automedicación”, que describe la tendencia de los individuos que sufren de alteraciones de la dopamina, como las personas con TDAH, al utilizar sustancias que aumentan la dopamina.


De hecho, algunos estudios sugieren que el cannabis puede ayudar a aliviar los síntomas de ADHD.




Arriba