Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
22/12/2015

La marihuana y su uso medicinal

arton29481-667x438


Desde muchos siglos atrás el uso de la marihuana ha estado presente en las sociedades. Sin embargo desde la prohibición a inicios de la primera mitad del siglo XX y la implementación de las leyes punitivas para su uso en todas sus variantes, la investigación científica sobre la planta se vio truncada.


Distintos países y ciudades en el mundo han legalizado el uso de la marihuana para distintos fines, cómo el uso lúdico, industrial y medicinal. Lo que nos interesa en este artículo es destacar el uso medicinal que puede tener la planta.


Desde la Izquierda Diario se han pronunciado por la legalización de la marihuana -y el resto de las drogas- basándonos en el derecho elemental que tiene cada persona para decidir sobre su cuerpo, pero ¿qué pasa cuando la legalización está vinculada con el derecho a la salud?


Hace unos meses se dio a conocer el caso de un niño de 8 años que padece una rara enfermedad que le produce cientos de convulsiones al día. Sus padres pidieron a un juez un amparo para poder comprar en el extranjero una medicina a base de marihuana que, según la investigación desarrollada en otros países, reduce la intensidad y la frecuencia de las convulsiones.


Cabe resaltar que la medicina que adquieran los padres de este niño será adquirida en el extranjero, lo que seguramente aumentará su costo. Del mismo modo, la investigación científica que respalda la petición fue desarrollada en otro país, debido a que las leyes mexicanas al prohibir cualquier tipo de uso de la marihuana le ponen un freno al desarrollo de la investigación en México, pues aquí también es ilegal cultivar la planta para desarrollar medicamentos.


Es ridículo que las leyes punitivas que se dictaminaron hace ya casi un siglo, sin ningún sustento científico, sigan vigentes debido a la subordinación del Estado mexicano a las políticas prohibitivas de Estados Unidos.


Debido a la legalización en otros países se ha propiciado relativamente una mayor investigación científica cuyas conclusiones sustentan el uso de la marihuana cómo medicamento en distintas enfermedades, con menores efectos secundarios que los medicamentos alópatas tradicionales.

Hay mucha investigación alrededor de esto y las enfermedades que se pueden tratar, por ejemplo: los enfermos de cáncer que son tratados con quimioterapia pueden aliviar las molestias que produce este tratamiento, para aliviar las nauseas y generar apetito.


En una investigación reciente se descubrió que el aceite extraído de las semillas de la marihuana (que no contiene cannabinoide THC) es una fuente natural de los ácidos grasos omega-3 y omega-6. Por medio de este aceite se puede ayudar a aliviar los dolores de las enfermas de fibromialgia.

El desarrollo del aceite CBD rico en cannabidol, en base a componentes no psicoactivos que aumentan las defensas de quien lo toma y elimina las células cancerígenas, reduce las convulsiones en casos de epilepsia, además de ser un antiinflamatorio.


Las consecuencias de la prohibición


El que la marihuana esté catalogada como una droga ilegal y que su uso, cultivo y transportación este penado por las leyes mexicanas, ha impedido que se pueda realizar una investigación seria en el país, que permita desarrollar medicamentos en base a los componentes de la planta. Lo que impide además el acceso a tratamientos desarrollados en otros países para enfermedades especificas.


La prohibición favorece a las grandes empresas farmacéuticas que han convertido la salud en un negocio. Está por fuera de los intereses de las grandes trasnacionales que los enfermos alivien su dolor o mejorar la calidad de su vida por medio de terapias y medicinas alternativas.


Por estas razones exigimos la legalización de todas las drogas, tanto por el derecho de cada quien a decidir sobre su cuerpo, como por el derecho a acceder a las propiedades médicas de la marihuana, y a que se realicen investigaciones académicas serias en beneficio de la salud pública.



FUENTE La Izquierda Diario




Arriba