Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
21/08/2014

La NFL debate sobre consumo de marihuana

Dados los cambios en la opinión pública sobre la marihuana y la divulgación de los posibles beneficios de la yerba para las conmociones cerebrales y otras lesiones, la NFL está alcanzando un punto crítico para manejar lo que es reconocido como el analgésico predilecto de muchos jugadores.
“No se trata de fumar marihuana por diversión”, dijo el retirado lineman defensivo Marvin Washington. “Se trata más sobre qué harías si pudieras tomar algo que te ayuda a sanar más rápido de una conmoción cerebral, que evita que pierdas el equilibrio por dos semanas y que pierdas la vista por cuatro semanas”.


Un desafío que encara la NFL es cómo llevar la marihuana al deporte como analgésico sin avalarla como droga recreativa. Y ante una demanda judicial interpuesta a nombre de cientos de ex jugadores que se quejan de los efectos de los analgésicos que dicen fueron forzados a tomar por entrenadores y médicos, la NFL busca maneras de ayudar a los jugadores a lidiar con el dolor de un deporte violento.


Una encuesta de Gallup del año pasado encontró que 58% de los estadounidenses creen que la marihuana debería ser legalizada. Ya es así en Colorado y Washington, los estados de los equipos que disputaron el Super Bowl de la temporada pasada.


La Agencia Mundial Antidopaje dijo que no necesita detectar a los consumidores de marihuana fuera de competencia. Y al menos un entrenador renombrado, Pete Carroll de los Halcones Marinos, ha dicho públicamente que le gustaría que la NFL estudiara si la marihuana puede ayudar a los jugadores.
No existen datos precisos sobre cuántos jugadores de la NFL consumen marihuana, pero la evidencia empírica, como el arresto o las medidas disciplinarias contra no menos de una decena de jugadores por consumo de marihuana en los últimos 18 meses, indica que es cada vez más común.


El lineman ofensivo de los Pieles Rojas, Ryan Clark, no quiso ponerle número a los jugadores de la NFL en activo que fuman marihuana, pero dijo: “Conozco muchos que usualmente no fuman marihuana pero que la consumen durante la temporada”.


Washington tampoco dio una cifra específica, pero dijo que también conocía jugadores que no temían prender un cigarrillo de marihuana cuando él estaba en la liga, incluido uno “que detestaba las píldoras contra el dolor que le daban en ese entonces”.


La NFL encara demandas en dos frentes -conmociones y analgésicos-, y ambas, dicen algunos, podrían resultar influenciadas de manera positiva si la marihuana fuera mejor tolerada por la liga.


El comisionado de la NFL Roger Goodell ha abordado el tema con pies de plomo. Antes del último Super Bowl dijo que la liga no descartaría permitir que los jugadores usen marihuana con fines médicos. Un portavoz de la NFL reiteró eso este mes, al decir que si los asesores médicos informan a la liga que debería considerar modificar sus políticas, exploraría cambios posibles.


El enigma que la NFL debe resolver es cómo hallar una manera elegante de mantener vigilados a quienes consumen la marihuana sin control -o con fines recreativos- a la vez que da a otros una forma legítima de aliviar el dolor.

Fuente



Arriba