Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
24/01/2017

Las Asociaciones Cannabicas españolas o se adaptan o desaparecen

Asociaciones cannabicas en España


La edad de oro de las grandes asociaciones en España está llegando a su fin, por lo menos hasta que la legalización real llegue a nuestro país, tres sentencias del tribunal supremo así lo indican: La asociación Ebers de Bilbao, la asociación Three Monkeys de Barcelona y la asociación Pannagh de Vizcaia. Diferentes sentencias pero algo en común, la opinión de los jueces del supremo de que las grandes asociaciones no son posibles en el marco legal actual.

Sin embargo parece que se abre una vía para las pequeñas asociaciones, en las sentencias el supremo niegan categóricamente la posibilidad de asociaciones con cientos de miembros sin embargo entienden el concepto de consumo compartido. Aceptan que un grupo de personas adictas a la marihuana se asocien para auto abastecerse de cannabis sin pasar por el mercado negro y sin tener que asumir condenas penales por ello.

Esta interpretación que hace el propio tribunal supremo indica que no supone delito debido a la insignificancia penal de esta conducta. Quita además importancia a que uno de los consumidores asociados sea el que aporta la droga, eso si, todos los asociados tienen que ser adictos, si no fuera así se consideraría incitación al consumo.

Adaptarse o desaparecer, esa es la consigna que siguen los clubs para continuar en activo. La cuestión es que los socios no pueden delegar todo el funcionamiento en la junta directiva y las pocas personas necesarias para mantener la asociación, cada socio debe estar informado, formar parte de todas las acciones, incluyendo la del cultivo y sobre todo que no exceda en 49 socios para no tener que enfrentar denuncias por la vía penal.

Es imprescindible que una asociación no sólo este registrada si no que tiene que demostrar que lo es, ejemplo de ello es la asociación Atxurra cuyo caso fue archivado después de demostrar que todas sus actividades son las de una verdadera asociación, bajo número de asociados, una producción de cannabis que cubre unicamente las necesidades de los socios y la participación de todos ellos en su funcionamiento.

La cuestión es que se aprecia que los jueces del supremo no están en contra de las asociaciones cannábicas, señalan el camino a seguir por parte de éstas y dejan claro que cualquier desviación será considerado tráfico y conllevará duros castigos por la vía penal.



Arriba