Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
30/10/2014

Los cultivadores de marihuana del Líbano se unen a la lucha contra el IS, Estado Islamico

Es improbable que sean los primeros en responder a los militantes islámicos, pero los agricultores de cannabis fuertemente armados y que una vez lucharon contra el ejército libanés están recurriendo a sus armas en otros lugares.


Es el final de una cosecha abundante dijo el agricultor Abo Hamoudi, de 65 años de edad
“No hay nada más que esta tierra nos puede dar a los productores”, dice.


“No tenemos nada más. No tenemos puestos de trabajo y nuestro país es pobre. Cultivamos esto para nuestro sustento”.


El señor Hamoudi está cultivando un cultivo ilícito.


El hachís se produce de la planta de cannabis en su finca, de una hectárea, en el valle de Bekaa en el este del Líbano.


Es ilegal cultivar o vender cannabis en el Líbano, pero es la única forma de vida que el señor Hamoudi ha conocido siempre.


“Al crecer, vi a mis padres plantarla por lo que continuó cultivandola yo. No sólo nosotros, toda la Bekaa cultiva mucho,” dice.


El Sr. Hamoudi es del fértil valle de la Bekaa de Líbano, cerca de la frontera con Siria.


Los clanes locales en esta zona empobrecida han tomado la ley ellos mismos.


En el pasado, el ejército libanés descendería anualmente en esta área para destruir los cultivos ilícitos, lo que llevaba a fuertes enfrentamientos con los agricultores de marihuana.


El Sr. Hamoudi dice que en los dos últimos años, el ejército mira hacia otro lado.


“Están distraídos con el Estado islámico y están luchando en la frontera. También combatimos con el ejército. En dos días será mi turno para luchar en la frontera entre Siria y Libano. Nosotros los combatimos en la frontera por lo que no vienen aquí dentro”.


Los cultivadores de marihuana dicen que son la primera línea de defensa contra las militantes del Estado islámico o el grupo Jabhat al Nusra que cruzan la frontera de Siria y que se encuentra a unos 40 kilómetros del Valle de Bekaa en el país.


Abo Hamoudi dice que está bien preparado para combatir a la insurgencia.


“Voy a quemar un tanque si me golpean con el. Si me golpea una pick-up con gente del Estado islámico en el, se quemará. Si golpea cualquier vehículo del Estado Islámico, voy a quemarlo.”


El Jefe de Control de Drogas del Líbano, el coronel Chassan Chamseddine admite que se han estirado al límite, y que los agricultores de cannabis puede ser útiles, a pesar de sus actividades ilegales de explotación.


“Creo que están usando a los militantes del Estado islámico como excusa para justificar que tienen armas, pero la verdadera razón es la protección de su hachís,” dice.


“Pero por supuesto, si hay asalto desde fuera del Líbano al Líbano pueden usar sus armas para ayudar al ejército. Aunque el ejército libanés tiene el deber oficial de defender al pueblo.”



Arriba