Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
14/04/2015

Madrid grow shop.En el Himalaya, aldeas enteras sobreviven con la producción ilegal de marihuana



Ubicado en las estribaciones del Himalaya, a una altitud de 3000 metros. (10.000 pies), pueblos y comunidades enteras subsisten con la producción de marihuana. Estos pequeños pueblos están muy lejos de las carreteras pavimentadas y son tan remotos que las distancias entre ellos se miden en horas de caminata.


A través de miles de hectáreas de tierras públicas y privadas, los pobladores cultivan cannabis que luego convertirán en resina de alta calidad conocida como charas. “En el mercado mundial, el charas se vende como un hachís de alta calidad”, dice el fotógrafo italiano Andrea de Franciscis, que ha estado documentando estas comunidades durante los últimos tres años. “Los agricultores que producen la costosa resina obtienen muy poco a cambio y luchan por sobrevivir contra una legislación más dura que nunca.”


De Franciscis ha elegido un ángulo antropológico para fotografiar estos aldeanos, con el objetivo de producir una historia completa que también se centra en la cultura y la tradición. “La vida es un reto en la montaña”, dijo al TIME. “Las mujeres trabajan tanto como los hombres, y la sensación es que es más bien una sociedad matriarcal.”


El cannabis tiene profundas raíces en la sociedad india remontándose al 2000 aC según las escrituras hindúes. Sin embargo, puesto que la marihuana fue prohibida en la India en 1985, ha habido una presión a escala nacional y mundial para frenar la producción de cannabis en el valle del Himalaya. Pero, dice de Franciscis, esto sólo ha “llevado a un aumento del precio [de charas] en el mercado mundial, y de hecho ha empeorado la situación de los habitantes del pueblo los cuales no tienen alternativa real para su sustento”.



FUENTE Time



Arriba