Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
11/08/2015

Madrid grow shop.¿Estaba William Shakespeare bajo los efectos del cannabis cuando escribió sus obras?




En Sudáfrica utilizaron  la tecnología forense para tratar de desentrañar el misterio de lo que fumaba en las pipas encontradas en el jardín de  Stratford-upon-Avon del dramaturgo británico William Shakespeare .


Los residuos encontrados en las pipas de arcilla de más de más de 400 años de antigüedad del escritor se analizaron en Pretoria utilizando una sofisticada técnica llamada espectrometría de masas cromatografía de gases .


Durante el estudio forense se identificaron y cuantificaron los químicos desde cazoletas y tallos que habían sido encontrados en excavaciones del jardín de Shakespeare y zonas adyacentes. Los objetos para el estudio fueron prestados por el  Shakespeare Birthplace Trust .


La técnica de gas es muy sensible para los residuos que pueden ser preservados en estos objetos, incluso después de haberse fumado hace 400 años.


¿Qué estaba fumando?


Habían varios tipos de tabaco en el siglo XVII, incluyendo el American Norte Nicotiana (del cual se obtiene la nicotina) y el de cocaína (Erythroxylum), que se obtiene de las hojas de coca de Perú.

Se ha afirmado que Sir Francis Drake pudo haber introducido las hojas de coca en Inglaterra después de su visita al Perú, al igual que Sir Walter Raleigh que había traído las “hojas de tabaco” desde Virginia en América del Norte.


En un reciente número de una revista llamada Country LifeMark Griffiths estimuló un gran interés por el especialista de la época en plantas  John Gerard, quién publicó en 1597 un libro de botánica que incluía imágenes grabadas de varias personas en el frontispicio. Uno de ellos (citado como “El cuarto hombre “) identificado por Griffiths como William Shakespeare, aunque esta identificación es cuestionable.


Posiblemente, el grabado representa a Sir Francis Drake, quien conocía a Gerard.
Herbal de Gerard se refiere a varios tipos de “tabaco” introducidos en Europa por Drake y Raleigh en la época de Shakespeare en la Inglaterra isabelina.


Ciertamente hay un vínculo entre Drake y las plantas del Nuevo Mundo, en particular el maíz, la patata y el “tabaco”. Además, se puede asociar a Raleigh con la introducción de “tabaco” en Europa desde América del Norte (en particular la planta de tabaco llamada Nicotiana, desde Virginia y en otros lugares).


Lo que se encontró


Hubo pruebas incuestionables del fumador de hojas de coca a principios de siglo 17 Inglaterra, basado en evidencia química de dos pipas en el área de Stratford-upon-Avon.


Ninguno de los dos objetos encontrados con residuos de cocaína provenía de jardín de Shakepeare. Pero cuatro pipas con cannabis si procedían de ese lugar.


Los resultados de este estudio (incluyendo 24 fragmentos de tubos de consumo) indicaron que existía cannabis en ocho muestras, nicotina al menos en una muestra, y en otras dos muestras con pruebas definitivas con cocaína peruana a partir de hojas de coca.


Shakespeare pudo ser consciente de los efectos nocivos de la cocaína como un compuesto extraño. Posiblemente, prefirió el cannabis como una planta con propiedades estimulantes para la mente.


Estas sugerencias se basan en las siguientes indicaciones literarias. En Soneto 76 , Shakespeare escribe sobre la “invención señalando a una mala hierba”. Esto puede ser interpretado en el sentido de que Shakespeare estaba dispuesto a usar “malas hierbas” (cannabis como una especie de tabaco) para la escritura creativa (“invención”).


En el mismo soneto parece que él no preferiría estar asociado a otros “compuestos extraños”, que pueden ser interpretadas, al menos potencialmente, en el sentido de “drogas extrañas” (posiblemente cocaína).


El Soneto 76 puede estar relacionado con los juegos de palabras complejos relacionados en parte a los fármacos (compuestos de “malas hierbas”), y, en parte, a un estilo de escritura, asociado con la ropa (“malas hierbas”) y los compuestos literarios (las palabras se combinan para formar uno, como en el caso de la palabra “Philsides” de Philip Sidney).


¿Estaba Shakespeare bajo los efectos de estas hierbas?


Los análisis químicos de los residuos de las “pipas” de arcilla de principios del siglo XVII han confirmado que había una diversidad de plantas que se fumaban en Europa. Los análisis literarios y la ciencia química pueden ser mutuamente beneficiosos, con lo que las artes y las ciencias juntos ayudan a comprender mejor Shakespeare y a sus contemporáneos.


Esto también ha llevado a la pregunta de si las obras de Shakespeare se realizaron en la Inglaterra isabelina “bajo una nube llena de humo


Uno podría imaginar un escenario en el que Shakespeare realizaba sus obras en la corte de la reina Isabel, en compañía de Drake, Raleigh y otros que fumaban pipas de barro llenas de distintos tipos de “tabaco”.



FUENTE The Conversation



Arriba