Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
16/01/2015

México. El misterio de la marihuana

mc3a9xico-marihuana-780x438



Cada año, el Ejército Mexicano recorre incesantemente sierras y montes en busca de plantíos ilegales de marihuana. Las campañas masivas de erradicación han sido parte de la vida de México desde hace setenta años.


Eso podría estar cambiando. Según cifras oficiales, las incautaciones de marihuana y la superficie erradicada disminuyeron en 2013 a mínimos no vistos desde los años setenta. ¿Significa esto un importante cambio de política? Tal vez. Estos son los datos:


1. Entre 1995 y 2012, los decomisos de mariguana promediaron 1,631 toneladas por año. En 2013, el total fue de 972 toneladas, 40% por debajo del promedio histórico.


2. Los números de erradicación son igualmente sorprendentes. De 1995 a 2012, las autoridades mexicanas destruyeron un promedio de 24,120 hectáreas de marihuana por año. En 2013, 5,364 hectáreas fueron erradicadas, casi 80% por debajo de la media.


¿Qué explica esos resultados? Hay tres posibilidades:


1. La cosecha de la marihuana podría haber sufrido por condiciones climáticas adversas. Los estados del noroeste (es decir, la principal región productora de mariguana) experimentaron una grave sequía en 2013. La cosecha de maíz de Sinaloa se redujo en una cuarta parte. ¿Algo similar le sucedió a la marihuana? Tal vez: dado el carácter ilegal de la planta, pocos productores de marihuana tienen acceso a riego, lo cual los hace vulnerables a un período de sequía.


2. La legalización gradual del cannabis en Estados Unidos podría estar deprimiendo las exportaciones de marihuana mexicana. Un informe de la RAND Corporation, publicado en 2010, estimó que, de legalizarse el cannabis en California, la mariguana producida en ese estado sería más barata que la marihuana mexicana en casi todo el territorio de Estados Unidos.


En 2012, el IMCO volvió a correr los números para los estados de Colorado y Washington y llegó a la misma conclusión (Nota: participé en la elaboración de ese estudio). Pero eso, probablemente, no sucede aún. Tanto en Colorado como en Washington, gracias a restricciones regulatorias y elevados impuestos, los precios de la marihuana legal se han mantenido por encima de los precios del mercado negro. En ambos casos, el mercado legal comenzó a operar en 2014, por lo que difícilmente puede explicar directamente lo sucedido en México en 2013.


3. Las autoridades federales podrían haber optado por quitarle prioridad a la política antinarcóticos. En los últimos dos años, el número de tropas desplegadas en contra de la delincuencia organizada se ha reducido de 45 mil a 35 mil. Por otra parte, durante el mismo período, el Ejército redujo a la mitad el número de retenes fijos. Esas decisiones podrían explicar parcialmente la disminución de decomisos y superficie erradicada. Sin embargo, esa reducción es específica a la marihuana. La erradicación de amapola continuó a buen ritmo: el total de 2013 fue apenas 10% inferior al promedio histórico. Del mismo modo, en 2013, el volumen incautado de heroína fue el tercer total anual más alto de la historia. Si se decidió reducir la intensidad de la política antinarcóticos, ¿por qué centrarse exclusivamente en la marihuana?


En resumen, México probablemente no ha abandonado la guerra contra las drogas. Las condiciones climáticas son por ahora la mejor explicación al misterio de la mariguana. Pero si un año no hace tendencia, dos al hilo serían mucha casualidad. Si no hubo un repunte en los decomisos y la superficie erradicada en 2014, las hipótesis de mercado y de política pública se volverían mucho más factibles. Y cualquiera de las dos significaría un cambio trascendental en la larga batalla de México contra la marihuana



Por Alejandro Hope




Arriba