Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
28/09/2013

Petición para: Por la despenalización de la mariguana en México





México.-Abogados de alto perfil, actores, escritores y otras celebridades instan legalización de la marihuana

A los legisladores de México y a la sociedad en general: Que se despenalice el consumo de la marihuana.

Los firmantes, ciudadanos preocupados por los altos costos de la política prohibicionista contra las drogas, manifestamos nuestra convicción de que la plena despenalización del consumo de la marihuana, mediante el aumento de las dosis de uso personal permitidas, puede ser un buen paso hacia una política antidrogas alternativa, de mejores resultados.

http://despenalizacion.mx

Estas son nuestras razones:

1. La ley de salud vigente tolera el consumo de todas las drogas ilícitas, pero en dosis tan pequeñas que en lugar de proteger criminaliza al usuario. Quien lleva consigo más de cinco gramos de marihuana es considerado narcomenudista y recibe un trato penal que empieza con la privación de la libertad. El 60% de los presos en las cárceles federales del país -verdaderas universidades del crimen- están sentenciados por delitos contra la salud; de estos, el 58.7% están vinculados a la marihuana. En el caso de mujeres, la cifra de sentencias por delitos contra la salud llega al 80% .

2. El riesgo de volverse adicto a la marihuana entre quienes la usan (11%), es menor al que tienen de volverse adictos quienes usan drogas legales tales como el alcohol (15%) o el tabaco (32%). La mortalidad, la morbilidad y los costos médicos y sociales asociados a la marihuana son menores que los generados por el alcohol y/o el tabaco, En el Servicio Médico Forense, por ejemplo, el 77% de los cuerpos con análisis toxicológicos positivos habían consumido alcohol y sólo el 7% marihuana. Algo similar ocurre en los Servicios de Urgencias: el 68% de quienes resultan positivos al análisis toxicológico es por alcohol, mientras que sólo el 10% lo es por marihuana.

3. La criminalización aumenta el precio de las drogas. Una parte significativa de los ingresos del narcotráfico mexicano provienen de la marihuana. Estas rentas extraordinarias se usan para comprar armas, pagar sicarios y corromper funcionarios públicos. La despenalización reduciría estas rentas, que no son sustituibles por otras actividades del crimen organizado (secuestro, extorsión, asalto, robo).

4. El contexto internacional ha cambiado. En 20 estados de la Unión americana está permitido el uso medicinal de la marihuana, y en dos el uso recreativo. Hace unas semanas, los diputados uruguayos legalizaron la producción, distribución y el consumo de marihuana. El fracaso del enfoque prohibicionista ha llevado a muchos líderes latinoamericanos, antiguos presidentes y jefes de Estado en funciones a proponer un enfoque de salud pública. En su más reciente asamblea celebrada en Guatemala hace unos meses, la OEA presentó un amplio informe sugiriendo la posibilidad de legalizar la marihuana.

5. La posesión de pequeñas cantidades de marihuana para consumo personal en personas adultas es una decisión que está dentro de los límites de la autonomía y privacidad de cada individuo. Cada uno debe ser libre de consumir lo que desee, mientras no dañe a terceros.

6. En nuestra opinión, la legislación federal mexicana otorga un margen a las Entidades Federativas para perseguir el delito del narcomenudeo, lo que puede traducirse en una despenalización efectiva del consumo para fines personales. La Ciudad de México es una buena opción para iniciar un cambio en la materia, pues ha legislado ya la ampliación de derechos y libertades en otros temas polémicos. La opinión pública en la capital es cada vez más tolerante frente a las decisiones individuales y lo puede ser también en lo referente al consumo de marihuana, con miras a una regulación más completa en el futuro.

México ha pagado un alto costo por aplicar la política punitiva del prohibicionismo. Sabemos bien que ni la despenalización ni cualquier otra medida en lo individual constituyen una panacea para acabar con la violencia, la corrupción y la inseguridad en México. Pero la despenalización efectiva del consumo de la marihuana mediante un aumento en las dosis de portación permitida para uso personal es un paso en el camino correcto.



Arriba
Cerrar ventana de suscripción ¿Quieres recibir nuestro boletín?

Introduce tu email: Enviar