Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
18/11/2014

¿Puede Zambia salvar su medio ambiente con la marihuana?

El candidato presidencial del Partido Verde Peter Sinkamba promete a los votantes reducir la dependencia del país de la minería gracias a la exportación y el cultivo de la marihuana


Durante décadas, Zambia ha apostado sus fortunas económicas a la minería del cobre. Pero cuando los votantes de esta nación del sur de África vayan a las urnas en enero para elegir a un nuevo presidente, por lo menos uno de los candidatos estará buscará canvertir esa tradición en humo.


El viernes, Peter Sinkamba anunció su candidatura por el Partido Verde reemplazando al fallecido presidente Michael Sata, que falleció el 29 de octubre de una enfermedad no revelada. Sinkamba, considerado como líder ambientalista de Zambia por sus batallas contra las grandes empresas de minería de cobre del país, está creando una plataforma totalmente diferente a lo establecido, sobre todo en esta nación socialmente conservadora, para la legalización de la marihuana.


Su plan, anunciado por primera vez en abril pasado, exige la legalización del cannabis para uso medicinal en Zambia, lo que sería la primera vez para un país africano. La cosecha excedente se exportaría al extranjero, ganando Zambia. Las reclamaciones de Sinkamba podrían traer miles de millones de dólares a la nación.


Está en juego una oportunidad para diversificar la economía de Zambia, mientras se empezaría a limpiar la degradación ambiental dejada por cerca de un siglo de minería intensiva a cielo abierto.
El cobre ha sido durante mucho tiempo un tesoro nacional para Zambia y a finales de 1990, los precios del cobre caían a sus niveles más bajos desde la independencia del Reino Unido en 1964.


La minería ha rebotado desde entonces. En 2012, las exportaciones de cobre ascendieron a $ 6.3bn (4 mil millones de libras), o a casi el 70% del mercado total de las exportaciones de Zambia. Pero muchos zambianos actualmente se encuentran bajo la dependencia sofocante de su país por el cobre. Las comunidades locales sufren impactos ambientales como son las emisiones de dióxido de azufre tóxico de las refinerías.


En una entrevista con The Guardian en su ciudad natal de Kitwe, la ciudad más grande del cinturón del cobre, Sinkamba dijo que su propuesta sobre la marihuana destetaría a Zambia de su adicción a la minería, dando prioridad a su sector agrícola incipiente.


“Históricamente, hemos sido unaa clase de personas que han consumido una gran cantidad de marihuana”, dijo Sinkamba. “Se cultiva masivamente en todo el país [para el mercado negro] … Así que lo que estamos diciendo es, mira, vamos a salir de esto y vamos a legalizarla.”


Sinkamba estima que Zambia podría captar hasta un 10% de un mercado mundial de marihuana – estimada en $ 140bn por la ONU en 2005 - lo que la haría más lucrativa que la minería del cobre. En un presupuesto sombra publicado a principios de este año, el Partido Verde dijo que las exportaciones de marihuana impulsarían el PIB en más del 68% en el año 2021.


Expertos en el comercio internacional de drogas, sin embargo, advierten que el esquema de Sinkamba podría ser a medias. De acuerdo con John Collins, un investigador de política internacional de drogas de la London School of Economics, la exportación de la marihuana para uso recreativo iría en contra de la Convención Única de las Naciones Unidas sobre el control internacional de narcóticos de 1961.


Tampoco serían las exportaciones de marihuana necesariamente todo lo rentable que se dice, agregó Jon Caulkins, un experto de cannabis en la Universidad Carnegie Mellon, quien señaló que se necesitarían al menos de 10.000 hectáreas para cultivar todo el THC ( componente principal en la marihuana) que se consume en los EE.UU.. Zambia tiene cerca de 87.4m hectáreas cultivables .


Sin embargo, Collins dijo de el plan de Sinkamba que es “totalmente factible” si es capaz de tomar ventaja a las lagunas que existen en el derecho internacional sobre drogas medicinales. Israel, por ejemplo, el año pasado consideró un plan para exportar marihuana medicinal a la República Checa, pero rehuyó ante la preocupación de convertirse en un distribuidor internacional de drogas que se vería mal políticamente.


“Creo que la clave para Zambia es que se pueden ver los beneficios económicos de la industria
que prevalecen a las preocupaciones políticas que han limitado a países como Israel y que van demasiado lejos por el momento”, dijo.


En cualquier caso, Sinkamba es un caballo negro en las elecciones. Aunque él insiste en que su propuesta ha tocado la fibra sensible en un desilusionado, y muy joven, electorado.


En las calles de Kitwe, Sinkamba es recibido por los jóvenes con gritos de “legalización” y con el mismo vigor que los activistas anti-apartheid en Sudáfrica que una vez corearon “Amandla” [Poder].


“Cuando nos fijamos en las tendencias, el mundo va en la dirección de la legalización de la marihuana”, dijo Sinkamba. “Pero nosotros no queremos ser los últimos. Queremos ser los primeros”.  Más información The Guardian




Arriba