Google+

AVISO LEGAL
La importación, tenencia y venta de semillas de cannabis no están reguladas por la ley de acuerdo con el Tratado Unilateral de Estupefacientes acordado en Viena en 1961. En algunos países como en España el cultivo de semillas de cannabis por empresas, asociaciones o particulares, sin la debida autorización, puede ser constitutivo de delito (Artículo 25.1 de la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana y Artículo 368 del Código Penal), por lo que la venta de semillas en estos países es, exclusivamente, para aplicaciones industriales, colección o preservación genética. Los distribuidores y clientes de Neville Grow, aceptan la restricción específica de que las semillas no sean utilizadas por terceros para fines ilícitos. Así mismo no se pretende fomentar ni inducir a nadie a actuar contra la Ley y cada cual es responsable de sus actos.
Nuestra web utiliza cookies propias para ofrecerte un mejor servicio. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Puedes obtener más información AQUÍ.

Si entras a esta web significa que eres mayor de edad, y que entiendes y aceptas lo expuesto.

    TENGO 18 AÑOS O MÁS
Compartir en FacebookCompartir en TwiterCompartir en Google+Compartir en MenéameCompartir en LinkedinSuscribirse a nuestra RSS
18/05/2015

¿Qué podríamos esperar de la presidencia de Hillary Clinton en EEUU?




Hillary Clinton, admitió recientemente a Christiane Amanpour no haber estado en las barricadas de la revolución cultural que ocurrió en los años 60 y 70 y declaro no haber consumido nunca marihuana: “Absolutamente no. No lo hice de joven, y no voy a empezar ahora”.


Ha vivido toda su vida adulta en la política, lo cual implica hablar sobre las peticiones, preocupaciones y problemas que van surgiendo en la población, entre las que se encuentra por su puesto, el movimiento para legalizar la marihuana.


SU POSICIÓN EN LA CAMPAÑA DE 2007


En su candidatura en 2007 rara vez mencionaba las políticas de drogas actuales, y cuando lo hacía, se posicionó en contra de su legalización:


“No creo que haya que legalizarla, pero deberíamos investigar sobre si ella, por si tiene algún beneficio médico”. Ya entonces mostraba cierto interés en sus aplicaciones medicinales.


DECLARACIONES RECIENTES DE CLINTON


Clinton ha estado elaborando lentamente su postura sobre las políticas de la marihuana, reflejando en recientes declaraciones su reconocimiento de la realidad en cuanto a los actuales cambios sobre las políticas de la marihuana.


“Soy una gran creyente en las evidencias logradas” dijo para a un afiliado a NPR en KPCC en julio del año pasado. “Creo que deberíamos mirar que tipo de resultados conseguimos, tanto del su uso medicinal como recreativo, antes de poder sacar conclusiones. Más estudios. Más evidencias. Y después podremos proceder


Viendo tras estas declaración una postura prudente y a la espera de resultados reales.

Acerca del uso recreativo de la marihuana opinó lo siguiente: “Sobre su uso recreacional, los estados están siendo los laboratorios de la democracia. Actualmente dos estados están experimentando con esto y debemos esperar para ver que evidencias nos muestran”


Algunos de sus asesores le han alertado sobre como el movimiento de la marihuana, probablemente, sea el principio de una nueva era.


Una encuesta de la universidad Quinnipiac en marzo de este año, saco que en algunos de los estados apostaban por una completa legalización en Florida (55%), Ohio(52%) y Pensilvania(51%) -todos estados claves que Clinton necesitará si quiere ganar las elecciones.


Así que, ¿Que podríamos esperar si fuera obtuviera la presidencia?
En primera instancia, Clinton podría aprovechar su autoridad ejecutiva para meter la marihuana en un pequeño programa bajo el control federal de sustancias, y así facilitar las investigaciones sobre los usos médicos de la misma.


Con esta pequeña medida conseguiría un gran apoyo, ya que alrededor del 80% de los estadounidenses están a favor del uso medicinal de la misma.


Segundo, sería muy probable que continuara con la políticas de Obama sobre la marihuana, dejando al DOJ (departamento de justicia) a un lado, y permitiendo a los estados experimentar con la completa legalización de la marihuana sin las intervenciones federales. Cambiar la actual corriente de despenalización les resultaría difícil incluso a los candidatos republicanos en contra, ya que en los estados en los cuales se ha legalizado recientemente, se han creado decenas de miles de puestos de trabajo y recaudado miles de millones de dólares en impuestos.


Y en tercer lugar, Hillary Clinton podría acoger la completa descriminalización de la marihuana, como inicialmente recomendó la comisión nacional sobre la marihuana y el abuso de drogas en 1972.

Esta sería una posición completamente opuesta a la que tenía en 2007, un cambio que se puede justificar fácilmente sobre la base del injusto impacto racial que están teniendo las leyes de la marihuana sobre los americanos negros.


Ella podría abrazar la despenalización sobre la tenencia y el uso de pequeñas cantidades, como una reforma de justicia penal, sin abrazar su uso en sí.


Por supuesto esto no lo podría hacer sola sin el apoyo del congreso. Sin embargo, mientras pueda sermonear desde una posición elevada sobre la legitimación y el avance en la descriminalización de los delitos que tienen que ver con la marihuana, probablemente conseguiría tener un gran impacto a nivel estatal.



FUENTE Marijuana



Arriba